La Presidenta se reunió con el Papa en la Casa Santa Marta

La presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner almorzó hoy con el Papa Francisco, en el marco de la primera reunión que mantuvo el pontífice con un jefe de Estado.

 En una conferencia de prensa, se  reveló que el sumo pontífice saludó a la comitiva que acompaña a la mandataria argentina y que luego compartieron un almuerzo e intercambiaron regalos.

Cristina arribó ayer a Roma y en las últimas horas de anoche lo fueron haciendo los integrantes de la comitiva oficial argentina que mañana estarán presenciado en el palco de las delegaciones extranjeras la misa de inauguración del pontificado de Francisco.

La ceremonia se iniciará a las 9.30 (hora local) y se extenderá por al menos dos horas.

En ese sentido, ya arribaron a Roma el titular de la UIA, José Ignacio De Mendiguren; el intendente de Corrientes, Carlos "Camau" Espínola, y el diputado Ricardo Alfonsín, mientras que en las próximas horas lo harán otros representantes de distintos sectores de la Justicia y del Poder Legislativo.

En cuanto a la audiencia entre Francisco y Cristina, el portavoz vaticano, Federico Lombardi, dijo en las últimas horas ante la prensa acreditada aquí que "es natural que si viene la Presidenta argentina, que es del país del Papa, el Papa la reciba de manera diferente" al resto de otras delegaciones que asisten a la celebración que se desarrollará mañana en la Plaza de San Pedro.

A la misa de mañana se espera una concurrencia multitudinaria muy superior a la que se registró ayer durante el "Angelus", señala el sitio Télam.

  REGALOS

La presidente Cristina Kirchner le entregó a Jorge Bergoglio un juego de mate que, según sus palabras, fue realizado por integrantes del Plan Argentina Trabaja. "Vamos a romper los papeles, que trae suerte", le dijo la mandataria al Santo Pontífice.

Según se pudo ver en las imágenes oficiales de Presidencia, el equipo entregado por la jefa de Estado incluye el clásico mate, una bombilla, una azucarera y una yerbera realizada con una calabaza. 

“¡Qué bonito!”, respondió Bergoglio, quien enseguida le propuso a la mandataria: "después nos tomamos unos mates".

Además de la matera, la jefa de Estado argentina le entregó un poncho al ex arzobispo de Buenos Aires. La mandataria declaró: "recuerdo verlo con su ponchito", lo que Bergoglio contestó: "sí, sí".

En tanto, Francisco le obsequió a la Presidente una mayólica de bronces cuya decoración es la Plaza San Pedro. "Es una mayólica especial que se hace acá", le explicó el Papa a la mandataria.

Además, le ofreció una publicación con los pensamientos de los obispos sobre Latinoamérica, que son incluidos, dijo, en los discursos papales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico