La Procuración se queja porque la policía desmanteló un costoso laboratorio móvil

El equipamiento para la realización de pericias científicas se utilizaba en la circunscripción judicial de Esquel y permitía agilizar los tiempos de investigación. "En cada investigación compleja ganar tiempo significa tener más posibilidades de contar con mayores resultados positivos", planteó el procurador general Jorge Miquelarena quien expuso su preocupación al ministro de Gobierno, Federico Massoni.

La Policía del Chubut desmanteló el interior de un furgón Iveco donde se encontraba instalado un costoso laboratorio móvil para la investigación científica del delito. Fue desmantelado con la finalidad de colocar butacas y usarlo para el traslado de personal de Infantería. La decisión provocó un gran malestar en la Fiscalía de Esquel y en el procurador general de Chubut, Jorge Miquelarena.

Según el cuestionamiento surgido del Poder Judicial, ese laboratorio junto a otros dos móviles similares fueron adquiridos por el Gobierno Provincial en 2009. Mediante una importante inversión, fueron destinados a Comodoro Rivadavia, a Rawson para ser usado en todo el Valle y el tercero a la ciudad de Esquel.

Cada uno de estos tres vehículos está compuesto por un complejo equipamiento de última generación, clave para el levantamiento de rastros en la escena del delito. Poder contar con esos vehículos en el mismo lugar donde se produjo un delito grave, permite la realización de pericias científicas claves para que se tomen decisiones judiciales inmediatas en procura del rápido esclarecimiento del delito, indicó la Procuración.

Miquelarena planteó en ese sentido: “en cada investigación compleja ganar tiempo significa tener más posibilidades de contar con mayores resultados positivos”. En su momento la adquisición de esos vehículos, además de otros equipamientos, puso a la policía científica del Chubut como a una de las mejores equipadas de la Argentina.

Malestar en Esquel

De acuerdo a lo manifestado por la Procuración, a mediados de septiembre el móvil Iveco fue desmantelado por la Policía del Chubut para ser usado para el traslado de policías, especialmente del área Infantería.

El fiscal jefe de Esquel, Marcelo Cretón, se enteró de lo sucedió a través del subcomisario Pedro Leyes, jefe del área Criminalística de esa ciudad. Inmediatamente Cretón impuso de lo ocurrido al procurador general Miquelarena.

En su nota Cretón indicó: “el móvil resulta indispensable para el correcto desempeño de los profesionales de la División Criminalística de esta circunscripción para realizar su tarea en el lugar y teatro de los hechos y repercute de manera directa en la investigación y esclarecimiento de un hecho delictivo”.

“La sociedad en general y las víctimas de los delitos en particular, no solo demandan seguridad, sino también justicia. Esa justicia depende muchas veces de que los miembros del Ministerio Público Fiscal contemos con los elementos necesarios para investigar y esclarecer los hechos. Desafortunada la decisión que tomó la Jefatura de la Policía que no hace más que privarnos de una herramienta sumamente útil para nuestro trabajo diario”, cuestionó.

A partir de esa situación, Miquelarena le envió una nota formal de reclamo al ministro de Gobierno y Seguridad, Federico Massoni.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico