La región de Puglia, la Italia menos conocida

En el sur de la península, donde la bota dibuja su tacón, la región de Puglia tiene el privilegio de compartir dos mares: el Adriático y el Jónico, playas de diferentes características y ciudades con encanto y tradición, entre otras maravillas a descubrir en la Italia menos conocida.

“Estuvimos trabajando mucho para promover regiones menos conocidas, como Puglia, porque es una manera de descentralizar”, dijo la coordinadora en Argentina de la Agencia Nacional de Turismo de Italia, Verónica Morello, en una entrevista.

Agregó que en Italia “hay 20 regiones, cada una con sus características culinarias, paisajísticas y culturales, y lo que queremos y quisimos, es promover este tipo de lugares menos vendidos”.

Puglia tuvo su protagonismo en Buenos Aires, tanto en la Feria Internacional de Turismo, como en el Buenos Aires Celebra, actividades desarrolladas a lo largo del año.

Conocida también como “Le Puglie”, está región cuenta las playas arenosas de Torre dell’Orso y Porto Cesario, y las riberas de escollos en Otranto y Santa Maria de Leuca, donde se encuentran y se funden el Jónico y el Adriático.

Desde Gallipoli, la “gema de Salento”, hasta el Gargano, el “espolón de Italia”, que se extiende en las aguas hogar de las hermosas islas Tremiti, los amantes del mar encuentran sus paraísos particulares. El Parque Nacional de Gargano y el de Murge, con la salvaje Foresta Umbra, las salinas y los lagos, además de la reserva marina de Torre Guaceto, los profundos barrancos de Laterza y los grandes sumideros de Altamura, son parte de su naturaleza.

Puglia también ofrece una amplia gama de sitios que hablan de los orígenes antiguos de esta tierra: desde la Prehistoria hasta la Magna Grecia, desde la edad imperial hasta el Renacimiento, las glorias del barroco de Lecce y de Salento.

Los trullos, como los de Valle Itria, ofrecen un bello testimonio del pasado rural de la Región mientras numerosos castillos surgen a lo largo de las costas del sur, recordando los tiempos en los que mercancías y peligros llegaban del mar.

En Puglia todo es posible, desde realizar buceo para descubrir las maravillas del fondo del mar, hasta explorar y admirar la vegetación a través de los numerosos senderos naturales, caminando o en bicicleta.

Quienes opten por divertirse por encima del nivel del agua encontrarán muchos lugares para practicar windsurf o kitesurf, y no sólo durante el verano.

Cuenta además con una gran cantidad de fiestas patronales, festivales y celebraciones históricas que tienen lugar durante todo el año, siendo las más famosas el carnaval de Putignano, la fiesta de San Nicola di Bari y el desafío de Barletta.

Y no hay que perderse la famosa “Notte della Taranta” (Noche de la Taranta) de Melpignano, festival de pizzica y taranta que cada año, a finales de agosto, atrae a prestigiosos participantes y espectadores de toda Europa que cantan y bailan al ritmo del “tamburello”.

En cuanto a la gastronomía, las orecchiette son un símbolo regional en sus muchas variantes, así como los strascinati, plato principal de las familias más humildes de antaño, pero hoy revalorizado y servido en los mejores restaurantes.

Pero es sobre todo la combinación de pasta y verduras la que sorprende, como el salteado de col, el tocino frito y los spaguetti con alubias, tomates y cacioricotta.

Para los amantes del pescado, los 800 kilómetros de litoral bañado por dos mares, permite elaborar gran variedad de platos a base de pescado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico