La relatividad de los cálculos

Marzo será el mes en el que finalmente se conocerá el nombre del compañero/a de fórmula del gobernador Martín Buzzi quien, luego de algunos meses de zozobra interna, pareció enderezar el barco que le permitirá llegar con tranquilidad a la playa de las PASO en las que, si es que finalmente se presenta una alternativa desde el Frente para la Victoria, podrá buscar en la candidatura para las elecciones generales del 25 de octubre.

En el “buzzismo” se manejan algunos nombres pero, a esta altura del partido, nadie puede arriesgar si finalmente el gobernador seleccionará entre lo que hay, que no lo convence del todo pero entiende que le serviría para terminar de cerrar el frente interno, o si buscará un tapado para terminar de armar la fórmula con la que espera vencer al ex gobernador Mario Das Neves, que en lo que respecta a su binomio, hace tiempo que tiene todo listo y en espera con el escribano Mariano Arcioni como su vice, pero que también tiene varios casilleros importantes que completar en su boleta.

Para los principales protagonistas de la elección de octubre, esa de la que se está hablando y escribiendo desde el mismo 27 de octubre de 2013, cuando Das Neves retomó un protagonismo que parecía haber perdido de la mano de una victoria contundente sobre la lista del Frente para la Victoria que encabezó Norberto Yauhar y que, como se escribió en su momento, sirvió para que no solo Das Neves quede erigido como el candidato con más chances hacia el 2015 sino también para que Buzzi quede en pie como el único dirigente del Frente para la Victoria con proyección natural hacia este octubre.

Ese “maquiavélico” plan o esa realidad que se encontró de casualidad, por la forma en que quedaron dañados en la mencionada y pasada elección todos los dirigentes distritales y puros del Frente para la Victoria, se terminó de consolidar el año que pasó cuando, aún en forma discutida, Buzzi impuso su deseo con las PASO, que logró hacer aprobar por la Legislatura sin la mayoría necesaria con el argumento de estar incluida en una nueva ley y no en una reforma electoral.

El Frente para la Victoria, si es que todavía sigue buscando, no logró encontrar una alternativa realmente posible para confrontar con el gobernador. En escena nuevamente están Miguel “Coné” Díaz y el ex ministro Norberto Yauhar, que se presentan como los que tienen ganas de competir contra Buzzi, ambos desde una posición disidente dentro del FpV, uno casi marginal desde el sector, porque recién comenzó su carrera política, que va construyendo en cada elección y con movimientos a veces demasiado bruscos, y otro porque todavía carga sobre su lomo ser la cara principal de la dura derrota de 2013.

El escenario y los candidatos nacionales, como se sabe, serán claves para agregar o quitar posibilidades a los postulantes a la Gobernación. En esta batalla, al igual que la de las PASO, Buzzi también se impuso sobre el criterio y el deseo político de Das Neves quien, por obvias razones, prefería una elección desdoblada, en la que su proyección electoral no sea aplacada por su candidato presidencial, Sergio Massa, que es la estrella de los medios nacionales pero no logra crecer en las encuestas y en la llegada a la gente, en general en el país pero sobre todo en Chubut, donde quien traccionaría sufragios en la lista no sería él sino Das Neves, que más que transferir votos a otros esperaba recibir algún aporte externo para fortalecer sus chances.

Buzzi ya se alineó abiertamente con el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, una de las figuras menos carismáticas de la política nacional y que todavía no tiene un respaldo claro de la presidente de la Nación, Cristina Fernández, pero que sigue siendo el que mejor mide de todos los “lanzados” a la carrera presidencial dentro del Frente para la Victoria. Falta aún, si es que finalmente se produce, saber si Cristina respaldará a alguno de los precandidatos en particular y saber qué discurso se armará en la provincia si el elegido no es Scioli sino el ministro del Interior, Florencio Randazzo, que además de ser el más eficiente y con logros a la vista también es el más puro doctrinariamente hablando dentro del autodenominado proyecto nacional y popular.

Todas estas especulaciones o análisis, que se van superponiendo y en líneas generales ensamblando desde aquella elección a esta que se viene, igual pueden deshacerse en poco tiempo y de acuerdo a un cambio de escenario internacional-nacional que, uno supone, nadie desea pero que puede producirse y que -en parte- se observó en estas pocas horas que transcurrieron entre Navidad y este arranque del año, en las que la baja planificada por el mundo árabe del precio del crudo internacional encendió las luces de alarma en el plano político pero, sobre todo y en donde importa, en la vida diaria.

El acuerdo firmado por todas las partes (Gobierno nacional, operadoras, gremios y Gobierno provincial) el 23 de diciembre parecía augurar un horizonte firme para sostener la producción y con ello los puestos de trabajo. Ese convenio que, también fue pensado y discutido, parecía ser duradero pero la realidad y la continua baja del precio del crudo, puso en jaque a lo que se presentaba como estable.

El Gobierno provincial elaboró un plan especialmente pensado para favorecer a las operadoras y con ello asegurar la producción y puestos de empleo. La reducción de regalías le da a las petroleras ese incentivo y recuperación de la pérdida que ocasionaba la baja del petróleo para seguir produciendo y exportando pero, por otro lado, le genera a la Provincia un perjuicio económico de lo recaudado el año pasado y lo proyectado para este. Desde la administración Buzzi se asegura que se optó por mantener los puestos de trabajo de los petroleros, algo que es fundamental para el dinamismo económico de Comodoro y la Provincia, pero todavía no se explica cómo se ajustará el presupuesto, en un año electoral y de acuerdo a la nueva realidad económica, esa que previo a Navidad parecía lejana y que hoy es no sólo palpable sino también respirable.

Otros cálculos políticos también pueden desvanecerse en función de definiciones judiciales, sobre las PASO, por ejemplo, y de otras investigaciones en marcha que, si bien estaban proyectadas, sorprendieron a todos el jueces cuando, luego de siete meses de investigaciones, la juez Eva Parcio avanzó con los múltiples allanamientos, cuyos resultados efectivos se conocerán en los próximos meses, cuando se ponga punto final a la investigación con acusaciones y elevación a juicio. Recién allí se sabrá si los comentarios de la calle y de los “mentideros” políticos guardan relación con la fantasía de algunos o con la realidad de la inquietante causa.

Fuente: Saúl Gherscovici

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico