La reunión por la unidad del PJ dejó en evidencia las diferencias en la oposición

El último jueves dirigentes de distintas corrientes del peronismo se reunieron para iniciar un trabajo de unidad que permita armar una oposición a la alianza Cambiemos de cara a 2019. Sin embargo, tras el encuentro surgieron críticas de diversos actores políticos, entre ellos la diputada Graciela Camaño, del Frente Renovador; la dirigente del GEN, Margarita Stolbizer y el senador peronista Miguel Angel Pichetto.

El “Encuentro por la unidad” que mantuvieron el jueves pasado dirigentes de distintas corrientes del peronismo, para llegar con una imagen de homogeneidad a las elecciones de 2019, desató críticas entre otros potenciales actores de la interna del PJ, además de alguna queja puntual por la falta de invitación.

Entre los más enojados con el ensayo de unidad figuran la jefa del bloque de diputados del Frente Renovador Graciela Camaño, la dirigente del GEN Margarita Stolbizer y el senador peronista Miguel Angel Pichetto, quien afirmó que no fue invitado.

“Bajo ningún punto de vista hubiese ido a la reunión por la unidad del peronismo”, expresó la jefa del bloque de diputados massistas, Graciela Camaño, y observó que “es de absoluto mal gusto no entender lo qué le pasa a la gente”.

“Hace tres meses tuvimos una elección y lo que menos espera la gente de nosotros es que nos estemos juntando para ver cómo hacemos en la próxima elección, o que estemos promoviendo candidaturas entre los dirigentes”, dijo la exministra de Trabajo de Eduardo Duhalde.

Felipe Solá y Daniel Arroyo, encumbrados dirigentes del massismo y de alta exposición en la movida peronista, fueron parte de una visita que durante la mañana del jueves habían realizado los referentes del Frente Renovador (con Sergio Massa a la cabeza) a una asamblea de los trabajadores del INTI, acaso para demostrar que siguen adentro del partido del exintendente de Tigre.

Sin embargo, apenas unas horas después, Solá fue uno de los animadores principales del acto peronista hecho en la UMET, aunque aclaró a los cuatro vientos que su presencia en el lugar era exclusivamente “a título personal”.

Lo que no contó el exgobernador, es que Massa lo había desautorizado expresamente a presentarse en nombre del massismo.

Al ser consultado por Télam, Arroyo negó problemas dentro del espacio de Massa, al afirmar que en la reunión de bloque del miércoles “quedaron” en que Solá y él iban a ir a la reunión peronista a título personal: “Eso fue todo. No hay ningún conflicto”, aseguró.

No obstante, Margarita Stolbizer, excompañera de fórmula de Massa, calificó como “patética” la foto de los dirigentes, y conjeturó que Solá y Arroyo “se mandaron absolutamente solos”, ya que ni siquiera los avaló su exaliado electoral, que se juntó un mes atrás con el presidente del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez.

EL ROL DE LA MUJER

Stolbizer también se hizo eco de la queja de muchas dirigentes peronistas y criticó también la falta de mujeres en la foto principal del acto en la UMET: “todos varones, los machos alfa. Eso ya demuestra que (ese partido) atrasa, que es una fotografía que no representa hoy lo que la mayoría de los argentinos queremos”, indicó.

Lo cierto es que n las redes sociales, fue bastante criticada la ausencia de mujeres en el escenario principal, y hasta la dirigente randazzista Florencia Casamiquela admitió que “es verdad” que “faltaron” presencias femeninas en el palco.

El “Encuentro por la Unidad” se desarrolló el jueves en la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, auspiciado por el presidente del PJ porteño, Víctor Santamaría, uno de los convocantes a la unidad del PJ.

Las otras caras principales de la organización fueron las de los diputados kirchneristas, Agustín Rossi y Daniel Filmus; los randazzistas Alberto Fernández y Fernando “Chino” Navarro, y los legisladores que fueron electos con la boleta del Frente Renovador, Daniel Arroyo y Felipe Solá.

Pichetto, de conocida distancia con el kirchnerismo, admitió que no estuvo en el encuentro porque no lo invitaron, y si bien consideró que el encuentro estaba “bien intencionado”, cuestionó que “no haya análisis político en profundidad de cara al futuro”.

Aunque Alberto Fernández, exmassista y randazzista que formó parte del encuentro, aseveró que “Miguel (Pichetto) siempre está invitado, no hace falta que nadie lo invite. Lo que ocurre es que tratamos de consolidar una mesa con los tres sectores y él está un poco más en otro espacio”, sostuvo, acaso echándole en cara su cercanía con Cambiemos.

En ese sentido, también se manifestó el kirchnerista Rossi, quien afirmó que hicieron una “convocatoria grande”, pero “hubo sectores que prefirieron no venir”. Y agregó: “para mí, el límite es Mauricio Macri. Sin embargo, hay sectores que se sienten más cómodos con el oficialismo que con nosotros”.

En el “Encuentro por la Unidad”, fue notoria también la ausencia de la llamada “liga de gobernadores” peronistas. Sin embargo, el exmandatario sanjuanino y titular del PJ, José Luis Gioja, aseveró que “el pueblo está pidiendo la unidad”.

Tampoco se dejó ver en aquella reunión ningún referente de peso de La Cámpora, que pegó un faltazo total a la convocatoria de “los siete” dirigentes que organizaron la movida.

En cualquier caso, el dirigente del movimiento Evita, Fernando “Chino” Navarro, uno de los protagonistas de la foto de unidad, aseveró en declaraciones radiales, que “si los peronistas vamos a una interna consensuada de unidad, nosotros acompañaríamos al que ganara, aún si fuese Cristina Kirchner”, dijo, quien hasta hace poco formaba parte de los incondicionales de la expresidenta.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico