La suegra de Valeria Vivar continuará en la cárcel

La juez Gladys Olavarría revisó ayer la prisión preventiva que cumple Lilian Campos por su participación en el femicidio de Valeria Vivar, ocurrido el 24 de enero de 2016. Según la Fiscalía, la expareja de la víctima, Héctor Gallardo, la estranguló y luego con la ayuda de su madre la colgaron para aparentar un suicidio.

En sede de los tribunales del barrio Roca se celebró ayer la audiencia de revisión de la prisión preventiva para la imputada Lilian Magalí Campos (59). Su abogado de confianza, Mauro Fonteñez, presentó un informe social en el domicilio de la imputada y solicitó que se sustituya su prisión preventiva por un arresto en dicha vivienda.

Fundó su pedido en el principio de inocencia que goza su asistida y el derecho a la salud. “El estado de angustia que padece y la necesidad de continuar con un tratamiento psicológico abonan la necesidad de permanecer en su domicilio”, sostuvo el defensor.

En contraposición, la funcionaria fiscal Eve Ponce se opuso a lo planteado y señaló que la profesional que atendió a Campos refiere que la ansiedad y los dolores de cabeza son propios de personas que se encuentran en ámbitos carcelarios. La imputada debería continuar con su tratamiento psicológico dentro de un lugar de detención, apuntó.

La prisión preventiva “debe mantenerse ya que la causa fue elevada a juicio y la pena en expectativa para ella es de prisión perpetua y la calificación alternativa de 10 años de prisión”. Por lo tanto, cualquiera de las dos posibles penas será de efectivo cumplimiento; es decir se presume el peligro de fuga, argumentó Ponce.

Según la acusación, Héctor Rubén Gallardo (38) estranguló a su pareja, Valeria Soledad Vivar (38) presionando el cuello de la misma con su antebrazo. El ataque fue ante la presencia de su propia madre, quien no impidió que su hijo llevara a cabo el homicidio, ni ayudó a la víctima.

SIGUE PRESA

Una vez muerta –y siempre según la versión de Fiscalía-, con la intención de ocultar el delito Gallardo le efectuó a Vivar un total de 23 cortes en ambas muñecas. Luego, junto a su madre, colgaron una sábana desde las vigas del techo del lavadero de la vivienda y acercaron un trozo de sábana al cuerpo, simulando que se había anudado la sábana al cuello.

Después imprimieron una marca en esa parte del cuerpo de la víctima dejando una marca de ahorcadura. Los fiscales calificaron el delito como homicidio doblemente agravado por el vínculo y por ser cometido en contexto de violencia de género, femicidio, en calidad de autor para Gallardo y de partícipe necesaria para Campos.

En forma alternativa las acusadoras propusieron el mismo delito pero de partícipe secundaria para la suegra de Vivar.

La jueza resolvió mantener la prisión preventiva de Campos. “No hay que olvidar que la imputada participó de la simulación de un suicidio, donde intervino uno de sus hijos en la realización del hecho y en la simulación del suicidio. Esto impide morigerar la medida de coerción por una menos gravosa porque no existen garantías de que Campos no pueda incidir sobre testigos. Asimismo, el informe social presentado por el defensor no alcanza para neutralizar el peligro de entorpecimiento”, concluyó Olavarría.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico