La Universidad Austral también sufre el recorte presupuestario
Al igual que más de medio centenar de instituciones estatales de enseñanza superior de todo el país, la Universidad Nacional de la Patagonia Austral que posee cuatro sedes en Santa Cruz, afronta una paralización de sus actividades académicas y científicas por el recorte presupuestario que impuso el gobierno de Mauricio Macri.

Caleta Olivia (agencia)

El cuadro de situación se ve agravado por las protestas salariales de sus 170 docentes que, junto con la mayoría de los casi 10 mil alumnos, esta semana comenzaron a manifestarse públicamente con “abrazos simbólicos”.

Los mismos se iniciaron el martes en la unidad académica Río Gallegos, prosiguieron en miércoles en la de Río Turbio y a media tarde de ayer se llevaron a cabo de manera simultánea en las de San Julián y Caleta Olivia.

En esta ciudad la comunidad universitaria se desplegó en línea frente al edificio ubicado en la avenida Alem, que es el acceso principal al radio céntrico, detrás del cual se encuentra la playa de tanques petroleros de Termap.

Con aplausos y cánticos, expresaron su indignación al recorte del presupuesto 2018 que queda evidenciado en el hecho de que es el mismo del año pasado ya que no se lo actualizó a los elevados costos de servicios y, por otro lado, las partidas llegan con ostensibles demoras, pero además quedaron virtualmente congelados los sueldos de los profesores.

Este triste panorama que se registra en el ámbito de esta universidad nacional, donde aún no comienza de manera normal el segundo cuatrimestre, lo describió a El Patagónico Andrés Pérez, secretario de Comunicaciones de ADIUNPA, gremio docente en formación.

También indicó que los problemas económicos para funcionamiento de la casa de altos estudios comenzaron a registrarse en 2017 pero ahora se volvieron más que críticos.

“Las universidades nacionales de todo el país se ven afectadas en más de 5 mil millones de pesos para gastos de funcionamiento, pero incluso el gobierno recién envió las primeras partidas en el mes de mayo y ni siquiera se tuvo en cuenta los excesivos incrementos en las tarifas de luz, gas y agua” expresó.

“Otro de los problemas es salarial ya que los docentes solo tuvimos este año un incremento del 10% mientras que la inflación ya oscila en el 30% y no se nos llama a paritarias, a lo que se suma el hecho de que no se perciben ítems por dedicación científica y se bajaron muchas becas, todo lo cual pone en peligro el funcionamiento de nuestra universidad” añadió.

OTRAS PRIORIDADES

Apoyando la defensa de la universidad pública y gratuita, entre el grupo de manifestantes también se encontraba el vicedecano de la unidad académica caletense, Claudio Fernández.

En declaraciones a varios medios periodísticos, mientras decenas de automovilistas que pasaban por el lugar hacían sonar sus bocinas en adhesión al abrazo simbólico, Fernández comentó que en esos momentos el Consejo Superior de la UNPA se hallaba sesionando en San Julián, el cual emitiría a la brevedad un comunicado oficial para repudiar el recorte presupuestario.

El vicedecano cuestionó severamente el hecho de que el Estado Nacional achique los gastos en educación pública y en actividades científicas y tecnológicas, como si no le importara que las mismas “contribuyen al futuro y a desarrollo de los pueblos”.

“Este gobierno parece que no lo ve así y prioriza otros intereses” y “no he visto una situación similar a ésta desde la crisis del año 2001”, puntualizó.