Ladrón recibió una feroz golpiza

Juan Carlos Agüero, de 32 años, resultó detenido ayer luego que intentara asaltar la distribuidora Bijou Mallea, según informaron fuentes policiales de la Seccional Quinta. Actuó junto a un cómplice. Armado de una pistola 9 milímetros trató de intimidar al dueño del comercio. Este se resistió y junto a su hijo lograron doblegar al ladrón, quien luego fue golpeado por vecinos de las víctimas.

Tras haber sido blanco de un anterior robo, la distribuidora Bijou Mallea, de Kennedy al 3.400, atiende a sus clientes con la puerta cerrada. Por eso cada persona que llega debe tocar el vidrio y darse a conocer para que lo dejen ingresar.
Ayer por la tarde, la familia Mallea estaba en su local como todos los días. Eran cerca de las 16:15 cuando una mujer con un niño y un bebé se acercó hasta la puerta del local. Aparentemente se trataba de un truco, ya que inmediatamente la mujer se fue ante la llegada del dueño del comercio junto a su esposa.
Mallea estacionó su vehículo a metros de su comercio, frente a la panadería lindante. El hombre tocó la puerta. Sin embargo, cuando su hijo le abrió, un delincuente lo empujó hacia el interior, apuntándole con una pistola 9 milímetros.
La víctima se resistió junto a su hijo y redujeron al delincuente. Al ver esta situación, su  cómplice no dudó y huyó en una camioneta Ford EcoSport junto a la misma mujer que minutos antes había golpeado la puerta del local.
Los vecinos alertados por la situación llamaron inmediatamente a la policía, mientras el comerciante y su hijo retenían al ladrón, quien luego recibió una brutal golpiza por parte de residentes de locales y viviendas aledañas.
Al llegar personal policial detuvo al individuo, quien en primera instancia se identificó con otro nombre. Sin embargo, el jefe de la Seccional Quinta, el comisario Pablo Naya, quien tomó intervención en el incidente, pudo identificar al sospechoso.
Se trata de Juan Carlos Agüero, quien fue condenado en Trelew a 17 años de prisión por el homicidio del médico Jorge Morado, ocurrido en 2001.
Agüero se habría fugado mientras gozaba del beneficio de salidas transitorias, indicaron fuentes oficiales.
Según informaron las mismas fuentes, el arma con el que actuó tenía el número de registro limado y una munición, la cual habría quedado trababa.
Esta es la segunda vez en menos de un año que la familia Mallea sufre un robo en su comercio. “Nosotros quedamos bastante mal, medio asustados por esto. Gracias a Dios tuvimos un Dios aparte y no nos pasó nada”, admitió el comerciante a Diario Patagónico.
“Uno tiene que seguir adelante, algo tienen que hacer los jueces, el otro día (Damián) Lara que fue el que nos robó la última vez, quedó libre por decisión de un juez. La policía hace lo que puede, pero así no se puede seguir”, sostuvo María Ester, la esposa del comerciante.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico