Lanzan plan de lucha antes de Semana Santa: habría un paro el 3 de abril

Rechazan la decisión de las entidades financieras, que fue avalada por el Gobierno, de dar un aumento salarial del 7% "a cuenta" retroactivo a enero. "Hacer esto no sólo vulnera la ley, es echar nafta al fuego al conflicto", dijo el líder del gremio, Sergio Palazzo.

En la previa a Semana Santa, los trabajadores bancarios lanzaron un plan de lucha contra la decisión de las entidades financieras-avalada por el Gobierno- de darles un aumento salarial del 7% "a cuenta" retroactivo a enero.

En los tres días laborables antes del “fin de semana XL”, los empleados realizarán asambleas y no atenderán al público entre las 12 y 13 y amenazan con un paro nacional el martes 3 de abril.

El secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, responsabilizó a las cámaras Adeba, ABA, ABE y Abappra por promover un incremento "a cuenta" del 7% desde enero y también le apuntó al ministerio de Trabajo por convalidar ese mecanismo.

"Hacer esto no sólo vulnera la ley, es echar nafta al fuego de un conflicto generado por quienes en vez de respetar el funcionamiento de la comisión paritaria son funcionales al interés empresario", dijo en un comunicado.

Y aseguró que ese acuerdo fue realizado "sin considerar" los derechos adquiridos, como las compensaciones anuales de enero y del Día del Bancario.

La Asociación Bancaria ratificó así su pedido de incremento salarial teniendo en cuenta "una proyección de más del 20%" de inflación para 2018.

Tras recibir un 7% desde el 1 de enero, el gremio dijo que los bancos deben respetar el fallo judicial de pagar mes a mes lo establecido en el artículo segundo del acuerdo salarial 2017 pues, a falta de otro entendimiento, ese pacto "está vigente".

"Los bancos deben aplicar la cláusula gatillo por el 1,8% de alza del Índice de Precios al Consumidor (IPC) registrado en enero y del 2,4% en febrero, también respecto a los meses subsiguientes si no hay nuevo acuerdo", aseguró Palazzo.

Según el gremialista, los bancos están pagando un 7% "a cuenta", lo que implica una suma "mucho menor" a la que corresponde por el fallo judicial: "actúan así pues saben que algún banquero podría ir preso por no cumplir ese fallo", dijo Palazzo.

"Pretenden demostrar que tienen voluntad de pagar como justificativo, pero también pretenden empecinadamente imponer un aumento sin proporción con los precios o con sus enormes ganancias", agregó.

Por ello, el gremio resolvió que a partir de este lunes se realizarán asambleas sorpresivas para informar sobre la situación en cada sucursal a usuarios y clientes, "para que sepan de la justicia del paro nacional bancario" posterior a la Semana Santa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico