Laprida derrotaba a Ferro y por la violencia se suspendió todo

El ‘Far West’ ganaba en Kilómetro 5 con gol de penal de Oscar Henríquez. El ‘Ferroviario’ jugaba con uno menos por la expulsión de Antonio Almirón. Tras el término de la etapa inicial, las hinchadas se agredieron a piedrazos y los disturbios continuaron fuera de la cancha. Todo fue un caos y el fútbol quedó en segundo plano.

Ferrocarril del Estado y Laprida del Oeste se enfrentaban en Kilómetro 5 para completar la 12ª fecha del campeonato Oficial ‘B’ de Comodoro Rivadavia, pero el partido se suspendió en el entretiempo por serios incidentes entre las hinchadas de ambos equipos.
El fuerte viento y los disturbios tuvieron más protagonismo que el encuentro, que estuvo trabado en la mitad de la cancha.
El partido transcurrió sin sobresaltos hasta el minuto 30, cuando el arquero local Mauricio Tilli cometió un error al salir a buscar la pelota, que terminó en los pies de un rival. El remate hacia el arco vacío fue interceptado por la mano del zaguero central Antonio Almirón. Penal y expulsión.
Oscar Henríquez se encargó de poner el 1-0 desde los doce pasos, y el ‘Far West’ festejaba a lo grande porque se acercaba a un punto del líder General Saavedra, que el sábado perdió el invicto ante San Martín.
Luego, Ferro generó algunas jugadas de riesgo, pero le faltó profundidad pese a tener el viento a su favor.
En el entretiempo llegó el caos. Las hinchadas de ambos equipos se batieron a piedrazos destrozaron más de un vidrio de los autos que se encontraban en el lugar.
Los efectivos policiales no dudaron en solicitar el apoyo a sus pares que se encontraban en la cancha de USMA, donde habían terminado de jugar Huracán y Nueva Generación. Fue entonces que alrededor de 20 uniformados se hicieron presentes en terreno ‘ferroviario’.
A todo esto, algunos hinchas se enfrentaban en lo más alto de los cerros. También se lograba divisar corridas y autos que circulaban a gran velocidad por esa zona, para evitar ser alcanzados por las piedras.
Otra vez, la violencia pudo más que un espectáculo futbolístico, y los vecinos ajenos a esta historia, sufrieron en carne propia la furia de quienes apedrearon todo lo que tenían enfrente.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico