Las 10 claves del Chevrolet Camaro SS Cabrio: el auto que se siente

Es el único exponente de este tipo de superdeportivos que se venden en la Argentina. Es un auto para no analizar, sino para sentirlo. Potencia y adrenalina en todo su esplendor.

1| ¿Se puede analizar un vehículo superdeportivo con la racionalidad de cualquier otro? Definitivamente, no. El Chevrolet Camaro Cabrio SS rompe todas las barreras. Es un símbolo de la marca estadounidense y se vende en la Argentina como un objeto del deseo. Es la sexta generación de este modelo y se importa desde Estados Unidos.

2| Su diseño hace que todos los ojos se posen sobre él a su paso. Esa trompa prominente, lanzada hacia adelante y las llantas de 20 pulgadas, el techo convertible de lona negra que contrasta con el color de la carrocería y el alerón en la parte trasera definen una personalidad apabullante. Mide 4,8 metros de largo, 1,9 metros de ancho y apenas 1,34 de alto.

3| El interior trasmite deportividad. Butacas bajas con una excelente ergonomía y buen espacio para llevar las piernas estiradas. La habitabilidad es buena en las plazas delanteras. Las dos traseras, como en todo este tipo de vehículos, son decorativas.

4| El motor es un potente V8 de 6,2 litros de cilindrada con 460 CV con caja automática de 8 marchas con levas en el volante.

Cuenta con cuatro modos de conducción: Travel para uso diario, Snow para mayor adherencia en superficies resbaladizas, Sport y Track para circuitos.

5| Si con sólo mirarlo o subirse el Camaro transmite un montón de sensaciones, ni hablar cuando se enciende el motor y brota un sonido ronco que hace todos aquellos que estén a 50 metros a la redonda giren para ver cuál es la bestia que anda suelta.

6| No tiene sentido hablar de la incomodidad de un vehículo de este tipo en las irregulares calles porteñas con lomos de burro, cunetas y demás. Es para otra cosa y al pisarlo en ruta se acabaron los problemas. Acelera de 0 a 100 km/h en 4,2 segundo y de 80 a 120 km/h en 2,9 segundos. El frenado también es impresionante ya que se “clava” en pocos metros. La velocidad máxima está limitada a 250 km/h.

El consumo es de poco más de 9l/100 km a 90 km/h de velocidad constante mientras que en el ámbito urbano llega a casi 20 l/100km. Cuenta con cuatro modos de conducción: Ride para uso diario, Snow para mayor adherencia en superficies resbaladizas, Sport y Track para circuitos.

7| La apertura y cierre del techo es muy simple, accionando un botón sobre el espejo retrovisor. Se puede hacer con el vehículo en movimiento en hasta 50 km/h y demanda menos de 15 segundos.

8| En equipamiento de confort ofrece el sistema multimedia My Link acompañado con una pantalla táctil de 8 pulgadas con cámara de retroceso. Las butacas delanteras como el volante multifunción son calefaccionados. Cuenta con Heads-up Display que proyecta sobre el parabrisas información del vehículo para no quitar los ojos del camino a alta velocidad.

9| La dotación de seguridad es muy amplia. Tiene 6 airbags, distribución electrónica de frenado EDB y ABS, entre otros.

10| El precio es de u$s103.000. Aparte de la presión impositiva del sector para Impuestos Internos, lo que lo lleva a un valor por arriba del de otros mercados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico