Las 10 claves del Lexus NX 300h Luxury: Ecología premium

El SUV de la marca de lujo de Toyota, en su versión híbrida, no tiene puntos flojos: tecnología, confort de marcha, habitabilidad y prestaciones.

1| Lexus, la marca premium de Toyota, regresó al país con la decisión de dar batalla en segmento de los autos de lujo. Lo hizo en diciembre con tres modelos y, durante este año, lanzará tres más. La novedad es que lo hace con versiones híbridas en toda la gama. En menos de 20 días se cerraron 30 operaciones. Su modelo más vendido fue el SUV NX 300h, en su versión ecológica Luxury, la manejada en esta oportunidad.

2| Es un SUV del segmento mediano (mide 4,64 m de largo, 1,84 de ancho y 1,67 de alto) que compite, con motorización tradicional, contra el BMW X3, el Audi Q5 o el Mecerdes-Benz GLC. Tiene un diseño compacto, moderno y deportivo. La versión que llega es el restyling realizado en 2018 con una parrilla más ancha y un sistema de ópticas delanteras triples.

3| El interior, como es de esperar, es de nivel premium con terminaciones abundancia de cuero: butacas, volante, apoyabrazos y otros detalles. Excelente calidad de materiales y terminaciones. El habitáculo es amplio y la posición de manejo ideal es fácil de hallar por las regulaciones de la columna de dirección y el asiento del conductor. El baúl, de doble fondo, tiene una capacidad de 555 litros.

4| Está equipado con un motor naftero de 2,5 litros de 197 CV y dos motores eléctricos, con un torque máximo de 210Nm a 4.400rpm, caja híbrida automática e-CVT y tracción 4x4.

5| Abundar en las cuestiones del confort de marcha tanto en ciudad como en ruta, no es necesario, ya que se trata de un vehículo premium: es excelente. La tecnología de este vehículo hace que su andar sea el óptimo en cada situación, con una suspensión de buena respuesta en curvas. El sistema híbrido es lo diferencial. Como sucede con los autos con motorización eléctrica, su arranque no genera ningún tipo de ruido por lo que sólo se sabe que está encendido por la señal en el tablero. Estos propulsores mueven al vehículo hasta determinada velocidad (entre 40 y 50Km/h). A partir de ahí comienza a trabajar el 2,5 naftero. En conjunto ofrecen una buena respuesta para un modelo de este tipo y dimensiones. Acelera de 0 a 100km/h en 9,3 segundos.

6| Además de la respuesta general del vehículo, que cuenta con un sistema autorecargable mediante frenada regenerativa, la tracción en las cuatro ruedas permite aventurarse a distintos terrenos sin ser un vehículo extremo. Cuenta con distintos modos de manejo como Eco y Sport que adapta las características del vehículo a esas condiciones.

7| Teniendo en cuenta el corto rango de utilización de los motores eléctricos, salvo en un uso urbano intenso no se lograr un ahorro de combustible evidente. En ciudad, consume unos 5,3 l/100km pero si se sale a la ruta o se acelera de manera brusca funciona exclusivamente con el motor naftero que hace que el consumo salte a niveles acorde con ese propulsor de esa cilindrada y de un promedio superior a los 8 litros. La idea de tecnología híbrida, en este caso, es más un complemento y una declaración de principios. Mientras está funcionando con los motores eléctricos no produce emisiones, otro punto a favor en las ciudades golpeadas por la contaminación.

8| Los elementos de confort son numerosos. Pantalla de 10,3 pulgadas, sistema de sonido con 14 altavoces y control de funciones de la pantalla por un sistema táctil, como el mouse moderno en las computadoras. Asientos delanteros calefaccionados y ventilados, Head-Up Display. Un detalle: el portón del baúl se abre pasando el pie por debajo del paragolpe trasero.

9| También en materia de seguridad, el NX 300h tiene todo lo último en ayudas de conducción. Control de velocidad crucero (desacelera automáticamente si detecta un vehículo adelante que circula a menor velocidad), sistema de mantenimiento de carril, frenada de emergencia, reconocimiento de señales, aviso de punto ciego, además de los sistemas convencionales y 8 airbags.

10| Por un beneficio arancelario, el NX300h cuesta menos que su hermano naftero ya que tributa un impuesto de importación de 5% contra el 35% con el que castigado el de motorización convencional. Su valor es de u$s76.500 mientras que el NX F-Sport naftero vale u$s85.200. Ofrece una garantía transferible de 5 años o 150.000 km.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico