Las "bochitas" de marihuana que le pretendían pasar a un preso estaban ocultas entre la carne
El cabo de policía Secundino Nahuelquir volvió a descubrir droga en objetos que familiares de detenidos en la Seccional Quinta intentan ingresar para estos. Ya en julio había descubierto bochitas de marihuana dentro de un tubo de crema dental. Ahora con la ayuda del agente Ismael Prafil descubrió el viernes cinco bochitas de marihuana que la pareja y la madre de Cristian "Piri" Alaniz, quien está siendo enjuiciado por un homicidio, intentaron pasar entre la carne del tuco que acompañaba unos tallarines.

La cena para Cristian “Piri” Alaniz, se enfrió en la noche del viernes. Es que no llegó a tiempo porque Secundino Nahuelquir e Ismael Prafil, policías encargados de cuidar a los presos de la Seccional Quinta, descubrieron que dentro de los trozos de carne que le llevaron la pareja y la madre del detenido, había pequeñas “bochitas” de marihuana.

Fue a las 20:45 cuando el cabo Nahuelquir, el mismo policía que en julio había descubierto droga dentro de un tubo de pasta dental durante las requisas, informó a sus superiores sobre el hallazgo de la sustancia envuelta en trozos de guante de látex.

De acuerdo a fuentes oficiales, quienes le llevaron la vianda a Alaniz fueron su concubina y la madre del detenido, quien cumple prisión preventiva ya que está siendo juzgado por el homicidio de Angel “Leito” Vidal.

Ante la vista de ellas, los policías abrieron el tupper de tapa rosa, y al cortar carne del tuco que acompañaba a los tallarines, se constató un elemento solido envuelto en trozos de guantes de látex. De ese tipo de bochitas, se encontraron cinco en la salsa.

Y ante el fuerte olor que tenía la sustancia, se le dio intervención a la Brigada de Drogas Peligrosas, que constató que se trataba de marihuana. El pesaje arrojó que se trata de dos gramos de ese estupefaciente.

La División Drogas le dio conocimiento al secretario penal de turno Damián Mazzuco, quien con la anuencia de la jueza Eva Parcio de Seleme, dispuso la libertad de las mujeres, luego de ser notificadas de la causa que se les inició. La Justicia Federal también solicitó a la policía que se proceda al secuestro del teléfono celular de la madre de “Piri” Alaniz para realizar pericias vinculadas al caso.

No es la primera vez que Nahuelquir descubre droga en la requisa de elementos que los familiares de los presos intentar pasar. Ya en julio a través del tacto, descubrió que había droga en el interior de un tubo de crema dental que una mujer le intentó entregar a un detenido. Mezclado con la crema, como el viernes entre la carne, había pequeños trozos de marihuana prensada envuelta en retazos de guantes de látex, que habían sido introducidos al tubo del producto marca Colgate.

Cuando el policía comenzó a apretar el pomo, empezaron a salir los ocho envoltorios encapsulados. Se trataba de 18 gramos de marihuana, además de dos gramos de una pastilla y 20 papelillos para armar cigarros.

En esa ocasión también el Juzgado Federal de Primera Instancia dispuso secuestrar el teléfono celular de la mujer involucrada en el delito. Mediante el análisis de ese teléfono los investigadores buscarán comprobar si la droga tenía como destino su comercialización entre los reos o si era para consumo personal.