Las caricaturas de Mahoma que desataron el ataque a Charlie Hebdo

Las caricaturas contra el islam provocaron una ola de amenazas. La editorial ya había advertido que se encontraba en peligro. Esta mañana extremistas ingresaron al edificio donde funciona la editorial y asesinaron al menos a 12 personas.

 La revista Charlie Hebdo sufrió hoy un nuevo atentado en su sede central de París, que provocó la muerte de al menos 12 personas, según consignaron agencias internacionales de noticias. El de hoy constituye el segundo de los ataques contra la editorial, que se dedica a la publicación de caricaturas y satirización que irritan sobre todo a los musulmanes.

"¡Charlie está en peligro!", es el título del editorial que puede leerse al ingresar a la página del semanario fechado en noviembre pasado. "Lectores, amigos, novias, el último tiempo les pedimos que nos ayuden". En dicho mensaje, la revista recuerda la ayuda recibida que permitió que la redacción fuera relocalizada luego del incendio que destrozó sus instalaciones.

En las caricaturas, Charlie Hebdo se burla del extremismo de todas las religiones, pero la que despertó la furia y la sed de venganza fueron unas particulares viñetas sobre Mahoma y el islam, donde se representaba la brutalidad de algunas enseñanzas de esa religión.

Incluso, en octubre de 2014, publicó una portada en la que se refería a los sanguinarios métodos del grupo terrorista Estado Islámico: "Si Mahoma volviese..." dice el título principal y se ve al profeta de rodillas a punto de ser decapitado por un extremista. El diálogo es el siguiente:

Mahoma: "¡Yo soy el profeta, imbécil!".

Terrorista: "¡Cállate, infiel!".

En noviembre de 2011 una publicación que hablaba de la brutalidad del islam provocó el incendio de la redacción: "100 latigazos si te estás riendo de esto", dice Mahoma en la tapa de la versión de esa fecha.

Otra de las tapas muestra al profeta y la leyenda: "Mahoma desbordado por los fundamentalistas" y de su boca sale la siguiente expresión: "Es difícil ser amado por idiotas".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico