Las dudas por la muerte de Ezequiel

El asesinato de Ezequiel Camino es investigado bajo la carátula provisoria de homicidio en ocasión de robo por la Brigada de Investigaciones. Su hermano, Gustavo Camino, dirigente del Futsal y empleado municipal, es uno más de los que no entiende la necesidad del asesino de lastimarlo cuando estaba en su habitación durmiendo. "Lo hirió, en vez de intimarlo para que le entregue si tenía algo de valor", dijo.

El crimen de Ezequiel Camino (27) es investigado por la Brigada de Investigaciones que conducen los comisarios Andrés García y Pablo Lobos. El caso está caratulado como homicidio en ocasión de robo y durante los primeros días fue dirigido por la fiscal Cecilia Codina, mientras en las últimas horas el mismo quedó en manos de la fiscal Camila Banfi.

El velorio del joven trabajador de El Tenaz Automotores fue masivo. Muchos amigos y conocidos de Ezequiel acompañaron a la familia en la sala velatoria de la calle Canadá para finalmente ayer a la mañana sepultarlo.

Su hermano Gustavo Camino, presidente de la Comisión de la Categoría Principal de Futsal y empleado municipal de la Dirección de Parques y Paseos, se mostró angustiado al dialogar con este medio. “Nos encontramos con el llamado telefónico urgente de papá, que había entrado alguien a la casa de mi hermano que vive en la parte superior del viejo, que había entrado a robar y lo apuñaló. Cuando llegamos a la casa ya estaba el personal policial, la ambulancia y ya había fallecido”, recordó sobre lo sucedido el domingo aproximadamente a las 8.30.

Según contó Gustavo, “la mujer estaba durmiendo en su habitación con Ezequiel, los chicos en la otra habitación, y se despertó en el momento que le estaban robando y lo apuñalaron. Mi padre que fue el primero en entrar lo encontró tirado al lado de la cama, estaba con la lesión que había recibido y sangre”.

Lo que comentó el hermano de la víctima es que el asesino se llevó una Play Station y una botella de whisky. “Nada por una vida”, consideró. La mujer le había dicho a la Policía que cuando escuchó los quejidos de Ezequiel observó por el pasillo correr a un hombre que escapó por la ventana.

“Duele mucho, se estaba consolidando, era un trabajador de familia” recordó el hermano de la víctima. “Estamos esperando que actúen Criminalística, la Brigada de Investigaciones y la Fiscalía, y que puedan resolver quién fue el autor para la tranquilidad de la familia” expresó Gustavo.

“NO SE ENTIENDE”

El hermano de Ezequiel no entiende por qué el asesino le aplicó una puñalada a Ezequiel si ya había tomado posesión del botín y no había encontrado hasta ese momento la resistencia del dueño de casa. “Charlando con personal policial, no se entiende, si ya tenía lo que quería robar, no sabemos a qué más entró a la pieza, y la necesidad de herirlo; lo hirió en vez de intimarlo para que le entregue si tenía algo de valor”, apuntó Gustavo.

Esa duda sobrevoló durante las primeras horas de investigación, aunque con el correr del tiempo y con mayores indicios se fue confirmando la hipótesis del robo. Un intruso que ingresó por la ventana, mata y sale de la casa con elementos robados.

“Es algo que se está volviendo común, como en otros lugares del país. Hoy nos tocó a nosotros, y lo lamentable es que le toque a gente que tiene la cultura del trabajo, la educación y el respeto como teníamos nosotros, la familia” se lamentó Gustavo.

Gustavo quiere recordar a su hermano como “un pibe de 27 años, que trabajaba, al que si no le llegaba un mango, no le alcanzaba, salía a buscar más trabajo. Que era lo que estaba haciendo ahora; la situación económica le había provocado eso, salir a trabajar más. Un joven que había luchado para tener sus cosas, su auto, su casa y su familia, y lamentablemente para que una persona que no sabemos por qué le quite la vida, por una Play”.

“Sabemos el trajín que ha tenido el personal policial de la Seccional Sexta, el fiscal que hasta hoy anduvieron en el barrio, buscando huellas, indicios de quién es el autor, confiamos en toda la gente” dijo Gustavo.

Camino confía en todos los vecinos del barrio de petroleros privados de que “si alguien que sabe algo, o algún indicio de algo que ayude, que lo aporte pero no por la sed de venganza, sino que hay que confiar en las autoridades, en el personal que trabaja en el día a día que a veces más allá de que no puedan resolver esto en el día a día, nosotros confiamos”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico