“Las empresas no pueden controlarse mutuamente”

En la ciudad de Puerto Deseado, el viernes pasado, el subsecretario de Pesca, Rodolfo Beroiz, tuvo que referirse a la situación judicial de la causa por los ataques a plantas pesqueras ocurridas allí el pasado 20 de julio. Esto lo hizo luego de que Daniel Molina Carranza, director de la Cámara de Armadores Pesqueros Congeladores de Argentina (CAPECA), se manifestara por un diario nacional acerca de lo que él consideró una «demorada falta de respuestas del Estado» en la investigación.
«Es la Justicia quien deberá determinar las responsabilidades de lo sucedido, y no el Poder Ejecutivo Provincial», respondió Beroiz, destacando además que «el gobernador (Daniel Peralta) ha sido el primero en pronunciarse respecto de la necesidad de que la Justicia actúe en la definición de las responsabilidades, luego de estos incidentes».
También el empresario había dicho que «la industria pesquera le pide al Estado que por favor se convenza de que somos un activo estratégico en el proyecto de construir un país, con una economía robusta e integrada al mundo desde sus activos diferenciales».
En este punto, el subsecretario contestó que, de acuerdo a «las políticas implementadas desde este Gobierno Provincial, se tiene en claro cuál es la importancia de este sector para la economía de Santa Cruz, lo que ha demostrado en reiteradas oportunidades, contribuyendo al sostenimiento del mismo».
Otro asunto que Molina Carranza enunció en el artículo es el pedido de que «se produzca la demorada reglamentación de la Ley Federal de Pesca, que instaura la cuotificación de los recursos de manera científica y profesional. Sólo con empresas interesadas en controlarse mutuamente y en no devastar el mar, la industria tendrá perspectivas de crecimiento sustentable en el tiempo».
Beroiz tomó nota de ese pedido y rebatió que «las empresas no se pueden controlar mutuamente, ya que éste es un poder indelegable del Estado, y las distintas políticas de administración del recurso, impuestas tanto por los gobiernos Nacional y Provincial, tienen como objetivo velar por la existencia del recurso, y mantener de esta forma la industria, con la continuidad de miles de puestos de trabajo que involucra».
«Esperamos que esta ‘obviedad’ que señala el empresario, la de ‘no devastar el mar’, puedan ser sostenidas por las empresas en la realidad, ya que no se llegó a esta situación de reducción de volúmenes a capturar justamente por el cuidado que aquellas han tenido al momento de capturar el recurso», expresó el subsecretario.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico