Las estaciones de servicio se declararon en alerta

El Gobierno le ganó la pulseada a las petroleras: una vez que les prohibió exportar consiguió que tres compañías bajaran los precios de los combustibles. Sin embargo, ahora se abrió un nuevo frente de tensión: las estaciones de servicio dicen que con esta rentabilidad el negocio es insostenible.

Así es que pedirán una nueva reunión con el secretario Guillermo Moreno al que exigirán una baja impositiva. De lo contrario, pasarán de este estado de alerta a una medida de fuerza.
Estas son las conclusiones de la conferencia de prensa que organizaron los directivos de la Federación de Empresarios de Estaciones de Servicio de la República Argentina (Fecra). Su presidente, Rosario Sica, admitió: «Con estos niveles de rentabilidad no se puede seguir. El negocio no es sustentable con estos valores».
En este escenario de control de precios que emprendió el Gobierno, en el sector consideran poco probable que se escuchen sus reclamos. «Los precios del combustible deben seguir el alza que marca la inflación», habían dicho a este medio dirigentes del sector cuando Moreno decretó una baja del precio a los valores del 31 de octubre último.
Entonces, Sica optó por una medida alternativa: «Vamos a pedir que haya una rebaja impositiva». Según informó, hoy el 70% del valor del litro de nafta se va a impuestos. «Pedimos que nos quede 30 centavos por litro en lugar de 16 centavos», apuntó. 

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico