Las familias del 2 de Abril advirtieron que podrían usurpar nuevas viviendas

La mayoría de las 16 familias residentes en el edificio del barrio 2 de Abril de Caleta Olivia que fuera evacuado el miércoles ante una hipótesis de desmoronamiento, amenazaron ayer con usurpar flamantes viviendas construidas en el Rotary 23 si no se ejecutan urgentes reparaciones del monoblock que se halla en dudosas condiciones de habitabilidad.

Caleta Olivia (Agencia)
La advertencia se la hicieron al personal de la delegación local del Instituto de Desarrollo Urbano y Vivienda (IDUV) donde acudieron ayer por la mañana seriamente indignados ya que si bien la evacuación ordenada por bomberos había quedado sin efecto, paradójicamente les cortaron el suministro de gas.
La bronca estaba doblemente potenciada porque la empresa provincial proveedora de ese servicio, Distrigas, les exigió que los residentes en los departamentos -a los que se accede por las escaleras 24 y 25-, se hicieran cargo de contratar y pagar los servicios de un profesional matriculado para verificar que las redes domiciliarias estuvieran en condiciones de volver a ser habilitadas.
En términos económicos, los vecinos estimaron que cada uno de ellos tenía que desembolsar más entre 300 y 400 pesos.
Desde las oficinas del IDUV, luego de alzar su voz, lograron contactarse telefónicamente con uno de los máximos referentes de ese organismo que se hallaba en Río Gallegos, Pablo Fernández.
Y según lo manifestado por varios de ellos a Diario Patagónico, las quejas posibilitaron que el propio IDUV se hiciera cargo de solventar gastos de inspección, algo que finalmente se concretó en horas de la tarde, lo cual hizo posible que paulatinamente todos los departamentos volvieran a contar con el vital suministro.

CASAS DE TENTACION
El «trámite» en las oficinas de la repartición mencionada fue más amplio ya que también exigieron que el organismo provincial de viviendas inicie cuanto antes las refacciones necesarias para asegurar la habitabilidad del edificio de planta baja y tres pisos que forma parte de un conglomerado de monoblocks construidos hace más de dos décadas en la zona sur del ejido urbano caletense.
De hecho lograron acordar una reunión con Fernández que se concretará a mediodía en las oficinas locales del IDUV, quien arribaría con un equipo de profesionales de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral para iniciar un minucioso estudio de la infraestructura edilicia.
A modo de expresar la seriedad de sus planteamientos, le hicieron saber al funcionario provincial que si en un plazo inmediato no se realizan las reparaciones edilicias necesarias, están dispuestos a usurpar viviendas recientemente construidas en el barrio Rotary 23.  Es más: llegaron a decir que ya las tenían en vista desde hace varias semanas como una salida alternativa al problema habitacional que los aqueja desde hace varios años.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico