Las Madres de Plaza de Mayo desembarcan en ex Liceo Naval

Hebe de Bonafini convocó a “pintar la vida donde hubo muerte” el jueves, cuando las Madres de Plaza de Mayo “desembarquen” en la ESMA para convertir en Centro Cultural a la ex sede del Liceo Naval Militar.

Buenos Aires (Télam)
“Llevaremos vida adonde hubo tanta muerte”, dijo ayer a Télam la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, en alusión al predio que ocupó durante la última dictadura el ex centro clandestino de detención, torturas y exterminio de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).
Bonafini explicó que el jueves a las 17:30 harán el “desembarco” y que en abril esperan inaugurar un Centro Cultural “abierto a todo lo que tenga que ver con la vida, con el color, con el pasado, el presente y el futuro”.
“Convoco a todos los que quieran venir ese día para pintar flores y soles en las paredes del ex Liceo Naval”, uno de los 34 edificios del predio con frente al extremo norte de avenida Libertador en la Capital Federal, próximo a la General Paz.
La titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo subrayó que “todos pueden participar, porque los van a orientar artistas plásticos y quien no sepa pintar pegará flores o soles de papel. Vamos a abrir el Centro Cultural más hermoso y más lleno de vida que se puedan imaginar”.
En noviembre pasado, el entonces presidente Néstor Kirchner y la jefa de Estado electa, Cristina Fernández de Kirchner, encabezaron el acto de oficialización del Espacio de la Memoria que funcionará en la ex ESMA, distribuido en diversos edificios.

EL HORROR DEL PASADO
El predio de cerca de 18 hectáreas será administrado en forma conjunta por el Estado nacional, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y entidades sociales y de derechos humanos, entre ellas Madres, Abuelas y los sobrevivientes de la ESMA.
“El Centro Cultural será un gran agradecimiento al ex presidente Néstor Kirchner. El siempre dice que somos sus madres y es un agradecimiento también a nuestros hijos”, dijo Bonafini, madre de dos desaparecidos.
La Asociación también se hará cargo de algunas calles internas, a las que pondrá nombres “que tengan que ver con la lucha de nuestro pueblo”, explicó. Al Centro Cultural se accederá por el “Camino de las Madres”.
“Es para nosotros una cosa muy fuerte, porque las calles van a llevar los nombres que elijamos las Madres y que tengan que ver con la lucha de nuestro pueblo”, dijo Bonafini.
El largo proceso de mudanza de las instituciones navales que funcionaban en el predio comenzó el 24 de marzo de 2004, cuando el Gobierno anunció que el lugar sería transformado en un Museo de la Memoria sobre los crímenes del terrorismo de Estado.
Los últimos organismos navales trasladados a otros sitios el año pasado fueron el Liceo Naval Militar, la Escuela de Guerra Naval, la Biblioteca Central de la Armada y el Centro de Estudios Estratégicos.
Entre 1976 y 1983 pasaron por la ESMA cerca de 5.000 detenidos-desaparecidos y funcionó también una maternidad clandestina, utilizada para ejecutar un plan sistemático de apropiación de niños nacidos en cautiverio.
Fue el mayor centro de detención, torturas y exterminio de la dictadura en la capital federal y uno de los principales del país, junto a Campo de Mayo, en el Gran Buenos Aires y La Perla, en Córdoba.
Epicentro del horror en la ESMA era el Casino de Oficiales, campo de concentración y tormento de los detenidos-desaparecidos; cerca de allí, en la Enfermería, los represores aplicaban los somníferos antes de los vuelos de la muerte y también parían algunas embarazadas.
El llamado Edificio de las Cuatro Columnas, la cara más visible y emblemática de la ESMA, fue una de las instalaciones utilizadas para planificar y coordinar la represión.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico