Las petroleras se sumaron al Comité de Cuenca de Senguer

"Desde hace dos reuniones hemos logrado que el Instituto del Petróleo y Gas participe en las reuniones del Consejo de Administración del Comité de Cuenca, vinculándonos con las operadoras” destacó el administrador general de Recursos Hídricos del IPA, Pablo Rimoldi.

 La organización de la cuencas hídricas de la provincia tiene como cabecera al IPA (Instituto Provincial del Agua) y la conformación de un comité que aglutina a los principales actores que hacen uso del agua para centralizar la toma de decisión y el debate sobre los requerimientos y cuidados de cada una de las cuencas hídricas de Chubut.

En el caso de la cuenca del Río Senguer, el comité -formalizado hace dos años- se extendió para incorporar a Comodoro y Rada Tilly, que físicamente no la integran aunque tienen comunicación por el acueducto. Además de estas dos ciudades, la cuenca que culmina en los lagos Musters y Colhué Huapi contiene en su comité a todos los municipios -representados por sus ejecutivos y legislativos- y un representante por cada uno de los tipos de usuario.

Mientras los usos del agua están definidos y priorizados por ley, la cuenca que alimenta a la ciudad incluye en sus usuarios a las cooperativas de agua, organizaciones de agricultores y ganaderos, representantes de las cámaras de comercio, industria y turismo y los organismos científicos tecnológicos y, desde hace dos reuniones, se incorporaron a las operadoras petroleras.

Así lo confirmó el administrador general de Recursos Hídricos del IPA, Pablo Rimoldi. “Desde hace dos reuniones hemos logrado que el Instituto del Petróleo y Gas -que contiene a todas las operadoras- participe en las reuniones del Consejo de Administración del Comité de Cuenca, vinculándonos con las operadoras” destacó, recordando que la próxima reunión del comité será en marzo en Río Mayo.

En función de esta última participación, y para profundizar en la disponibilidad del recurso hídrico en la zona sur de la provincia, se le consultó puntualmente a Rimoldi por los caudales y niveles de uso de los distintos sectores. El funcionario señaló que el IPA acaba de obtener los resultados de una consultoría que efectuó un modelo hidrológico con el que se adquiere certeza sobre ese eje.

Informó así que toda la cuenca del río Senguer tiene un escurrido total anual de más de 400 hectómetros cúbicos (un hectómetro equivale a un millón de metros cúbicos). De ellos, aclaró que el consumo doméstico (incluida la toma del acueducto que abastece esta zona), llega escasamente a los 20 hectómetros cúbicos. “Realmente no mueve la aguja de la cuenca. Gracias a Dios no tenemos hoy una limitante importante. La limitante y la que produce inconvenientes al usuario doméstico de Comodoro, Rada Tilly y Caleta es la capacidad de tomar del agua del lago, de potabilizarla e impulsarla” aclaró.

Señaló así que con el régimen de uso actual de la cuenca no hay problemas de abastecimiento, que de todas maneras es la prioridad, “o sea que si alguna vez, alguna de las actividades compitiera con ese consumo, eso se readecuaría”.

El riego es el principal consumo hídrico de la cuenca actualmente, ya que según informó la actividad petrolera discurre entre los 5 a 10 hectómetros cúbicos, mientras que el riego es el responsable del consumo de otros 50 hm3. “Todavía tenemos posibilidad de crecer muchos más” subrayó.

UN DIQUE EN EL LAGO FONTANA

Mientras en varias temporadas anteriores fue habitual una gran baja en el Senguer, Rimoldi dijo que este año se prevé, como sucede en los últimos años donde se atraviesa un ciclo hidrológico escaso con merma de caudales, alguna dificultad sobre todo en el valle de Sarmiento.

“El valle de Sarmiento necesita entre 9 y 11 cúbicos/segundo de caudal para poder abastecer todo el riego del valle que abarca unas 9.000 hectáreas. Desde febrero o marzo hasta abril empezamos a tener mermas que a veces llegan a 8 cúbicos segundo, con lo que tenemos dificultades para que alcance para todos y hay que repartir un poco esa escasez” anticipó.

No obstante, indicó que ello podría solucionarse cuando se ejecute una obra -que no requiere de una gran inversión- de acumulación en el lago Fontana, sería una regulación en el punto de origen del Río Senguer para poder acumular agua para disponer en la época productiva, evitando además las inundaciones que muchas veces soporta Alto Río Senguer a la salida del invierno.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico