Las tendencias más usuales para ahorrar

 "Los útiles no son un gasto, son una inversión, porque si no invertimos en educación no hay manera de tener mejores generaciones de argentinos", comentó Daniel Iglesias López, presidente de la Cámara Argentina de Papelerías, Librerías y Afines (Capla). 

Entre los consejos para no gastar de más, recomienda a los padres asesorarse con libreros de barrio para realizar una compra inteligente. "Además, es preferible no ir con los chicos a hacer las compras porque en la góndola deciden las criaturas y no los padres. Lo importante es comprar lo adecuado para cada etapa escolar y lo que el chico realmente necesita", agregó. 

Por eso, y sobre todo en los últimos años, se fueron generando nuevos patrones de comportamiento a la hora de comprar los elementos necesarios para el comienzo de las clases. Algunas de las tendencias más usuales son:

  • Compras en Internet: tanto de objetos nuevos o incluso algunos usados. En varios sitios especializados en ventas en línea se pueden adquirir todo tipo de útiles, pero, además, también se pueden encontrar canastas prediseñadas con 9, 10 o 12 productos, que incluyen en general cuaderno, marcadores, lápices de color y negro, bloc de notas, lapicera, tijera y goma, entre otros ítems, y que rondan entre $ 160 y $ 300.
  • Compras comunitarias: otra tendencia es la que ponen en práctica algunos padres que juntos elaboran un listado en común y concurren a un vendedor mayorista de útiles escolares. También hay algunas editoriales que buscan estimular con descuentos de entre 10% y 15% en compras al por mayor.
  • Descuentos especiales y facilidades de pago: la clave reside en estar atento a las promociones, ya que muchas cadenas de supermercados o librerías ofrecen descuentos y promociones en estas fechas. Las tarjetas de crédito también brindan beneficios exclusivos o cuotas sin interés en algunos negocios.
  • Comprar fuera de temporada: ¡para tener en cuenta a fin de este año! Los más precavidos se adelantan y compran los útiles predecibles, es decir, los que se repiten todos los años, como biromes, cuadernos o lápices, durante noviembre, antes de las Fiestas y las vacaciones. En general, por esta fecha se logra evitar los aumentos que en general sufren los mismos productos entre fines de enero y principios de febrero.
  • Sondeo de precios: comprar todo en un solo lugar es cómodo aunque no siempre más económico. Por eso, muchos padres realizan sondeos por sus zonas de referencia en busca de los mejores precios y también para poder comparar entre varias opciones.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico