Le allanaron el calabozo a un preso por un caso de estafa de El Hoyo

Otro procedimiento simultáneo, de similares características, fue realizado en la casa de la pareja del recluso, en un barrio de Trelew; buscando un grupo electrógeno del que se habían apoderado engañando a la víctima del hecho, presuntamente, usando las redes sociales.

“Por la experiencia que tenemos, creemos que el interno debe haber operado desde el establecimiento (en donde está guardado) a través (de alguna red social en internet) y con un perfil apócrifo”, presumió el segundo jefe de los investigadores de Trelew, quien al confirmar que en la vivienda de la pareja del recluso no habían encontrado lo que buscaban aclaró que “solo se procedió a la identificación de la persona (de la mujer) y nada más que eso”.

¿La mujer está imputada también en la causa? Se le consultó al subcomisario Julián. “No está imputada, (por el momento solo) está siendo investigada”, dijo a Radio 3.

Al preso del IPP, identificado como Jorge Figueroa, le secuestraron el teléfono celular que habría usado para pergeñar desde la cárcel el hecho de estafa, pero el aparato no tenía el chip ni la batería, según se aclaró.

Llamativamente el detenido tenía dos cargadores de teléfono y un adaptador de porta chip de la compañía “Claro”, que sería el que no fue encontrado.

En cuanto al allanamiento a la casa de su pareja, fue realizado en el pasaje Tacuarí Norte al 100 en el barrio Progreso de Trelew

Robo por encargo de un celular

Además de estas dos diligencias procesales, la policía de Investigaciones hizo también en la mañana del jueves un allanamiento en la vivienda de una mujer, que fue registrada por las cámaras de seguridad de un centro odontológico de Trelew sustrayéndole el teléfono celular a la recepcionista del lugar.

“El caso ocurrió anteayer (por el martes) cuando una mujer ingresó a un consultorio odontológico y aprovechándose de un descuido de la recepcionista le sustrajo el celular”, explicó el subcomisario Julián, de la policía de Investigaciones.

“Teniendo en cuenta que el lugar cuenta con cámaras de seguridad”, agregó, “se observaron las cámaras y logramos identificar a la mujer y con una orden judicial le allanamos hoy (por ayer) el domicilio, pero el teléfono no fue encontrado. Estimamos que ni bien lo robó, lo vendió”, sostuvo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico