Le dictan prohibición de acercamiento al que amenazó con degollar a su bebé

Se trata del individuo que el miércoles por la noche llegó hasta la casa de su expareja con su hijo de nueve meses en brazos y le colocó un cuchillo en la garganta mientras amenazaba que iba a matar al bebé y a la mujer. La policía logró detenerlo en flagrancia y poner a salvo al pequeño.

En los tribunales penales de Comodoro Rivadavia se desarrolló ayer la audiencia de control de detención y apertura de investigación por un caso de violencia familiar registrado el miércoles por la noche en el barrio Máximo Abásolo y que tiene como imputado a C.A.V.

Presidió la audiencia el juez penal Alejandro Soñis. Por el Ministerio Público Fiscal asistió la funcionaria Natalia Gómez mientras que la defensa del imputado fue ejercida por Ariel Quiroga, adjunto de la Defensa Pública.

La funcionaria de Fiscalía solicitó que se declarara legal su detención, que se le formalizara el caso y que se dictara la prohibición de acercamiento por el tiempo de investigación.

El defensor no cuestionó la calificación ni la detención de su defendido, tampoco se opuso a la medida sustitutiva y requirió su libertad.

Finalmente el juez penal resolvió formalizar el caso y hacer lugar a la prohibición de acercamiento y contacto. Advirtió al imputado que el incumplimiento de la medida podría incidir sobre su libertad.

La funcionaria se refirió brevemente al caso a investigar. Relató que sucedió el 13 de junio, alrededor de las 19:30, cuando la víctima se dirigió al domicilio de la madre de su expareja C. A. V., a fin de llevarle al hijo de ambos.

En tales circunstancias, el imputado se hizo presente en la vivienda y en evidente estado de ebriedad comenzó a increpar a la víctima. Esta decidió marcharse hacia su domicilio y fue perseguida en todo momento por el imputado.

Al llegar al domicilio de la víctima, C.A.V. ingresó y le manifestó a la madrastra de la víctima, que la iba a matar. La joven se escondió en el baño, tras lo cual el agresor se marchó del lugar.

Minutos más tarde, el imputado se hizo presente nuevamente en el domicilio mencionado, con el hijo de ambos en brazo y tras llamar a los gritos a la víctima, le exhibió un cuchillo grande y le manifestó “Salí h… de p…. te voy a degollar a vos y al bebé”, tras lo cual se retiró del lugar rumbo a la casa de su tía.

DETENIDO EN FLAGRANCIA

Personal policial de la Seccional Séptima, alertado del incidente, se dirigió hacia la calle Código 685 y logró ver al imputado, C. A. V., quien llevaba en su brazo derecho a su hijo de nueve meses, mientras que en la mano izquierda empuñaba un cuchillo grande.

Al percatarse de la presencia policial, C.A.V. ingresó a un domicilio, atrincherándose entre las paredes de la vivienda y el cerco perimetral. Advirtió que el personal policial se retirara o que mataría a su hijo, poniendo en todo momento el cuchillo en el cuello del bebé. Cuando bajó la guardia unos segundos, los efectivos policiales aprovecharon para desarmarlo y quitarle al bebé.

El caso fue calificado en forma provisoria como “violación de domicilio, en concurso real con amenazas simples en concurso real con amenazas agravadas por el uso de arma, dos hechos en concurso ideal”, en calidad de “autor”.

A la vez, la funcionaria de Fiscalía solicitó que se declarara legal su detención, ya que la misma fue realizada en flagrancia. También pidió el plazo de seis meses de investigación. Finalmente, teniendo en cuenta los elementos de convicción suficientes para tener a C.A.V. como probable autor, la gravedad del mismo y el peligro de entorpecimiento, solicitó que se dicte la prohibición de acercamiento y contacto del imputado con la víctima por el plazo que dure la investigación.

El defensor no cuestionó la legalidad de la detención; ni la calificación legal, pero sí observó la “violación de domicilio”, que a su entender “no puede imputarse, ya que cuando se lo intima para que se retire lo hace”. Argumentó que asiste razón al Ministerio Público Fiscal sobre la existencia del peligro de entorpecimiento, que no tiene elementos para oponerse por lo cual consintió la medida sustitutiva y requirió la libertad de su asistido.

Finalmente el juez penal resolvió hacer lugar a lo solicitado por la Fiscalía, dictando la prohibición de acercamiento y contacto del imputado con la víctima por el plazo de seis meses, caso contrario se dictará una medida más grave. También el juez decretó la legalidad de su detención ya que la misma fue realizada en flagrancia y el accionar policial se encuentra ajustado a derecho.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico