Le dictaron un mes de prisión al prófugo que detuvieron tras un tiroteo con la policía

Roberto Ezequiel Nieva era el rebelde de la Justicia a quien el miércoles a la tarde personal policial de la Brigada de Investigaciones había ido a detener a una vivienda usurpada del barrio 25 de Mayo, desde la que efectivos policiales fueron atacados a tiros. Ayer fue imputado de "portación de arma de fuego de uso de civil, en concurso real con abuso de arma de fuego contra personal policial y resistencia a la autoridad". Como suma otras carpetas judiciales en proceso, la pena que podrían aplicarle en caso de ser condenado es de prisión efectiva. Por esa razón, la Fiscalía solicitó su prisión preventiva ante el peligro de fuga.

Roberto Ezequiel Nieva (23), a quien personal policial de la Brigada de Investigaciones fue a capturar el miércoles a la tarde en Kilómetro 4, por un pedido de captura vigente, fue sometido ayer a una audiencia de control de detención presidida por el juez Jorge Odorisio.

En esa instancia se procedió a la formalización de la investigación por parte del fiscal Julio Argentino Puente y la funcionaria de fiscalía, Andrea Serer. El detenido fue imputado así por “portación de arma de fuego de uso de civil, en concurso real con abuso de arma de fuego contra personal policial y resistencia a la autoridad”.

Según informó la Justicia, Nieva tiene entre sus expedientes varias causas, entre ellas una imputación de hurto que están en proceso.

Con esas causas en proceso, el antecedente de no presentarse ante la Justicia al ser requerido y con la nueva imputación por parte de la Fiscalía, la pena que podrían aplicarle en caso de ser condenado es de cumplimiento efectivo –o sea, más de 3 años de prisión- por lo que desde el órgano acusador se le solicitó al juez Odorisio su prisión preventiva.

El peligro procesal que citó la Fiscalía, es el peligro de fuga y de ese modo el juez dio lugar a la solicitud de prisión preventiva por el término de un mes para que la parte acusadora termine de reunir las pruebas y avance en la acusación.

Mientras tanto los otros tres detenidos en el ataque armado del miércoles a la policía, quedaron en libertad ya que el delito por el que se lo imputó fue el de resistencia a la autoridad, que prevé una pena excarcelable.

ATAQUE ARMADO

Hay que recordar que los policías fueron atacados a tiros el miércoles a la tarde cuando intentaban detener al prófugo de la Justicia en el barrio 25 de Mayo, detrás de la Ciudad Universitaria.

Alrededor de las 17.30 de ese día, personal policial de la Brigada de Investigaciones realizaba un seguimiento en procura de capturar a un evadido de la Justicia identificado como Roberto Ezequiel Nieva, de 23 años. Lo hacía en la calle Alejandro Korn, en Kilómetro 4.

Los efectivos llegaron a bordo de un vehículo que no estaba identificado como un móvil policial sino como un vehículo particular, cuando desde el interior de la vivienda en la que presumían que se encontrada el evadido, salieron dos hombres con armas y dispararon contra el automóvil en el que se encontraban los policías.

Mientras solicitaban apoyo de personal de la Comisaría Mosconi, uno de los agentes descendió del auto y tras identificarse como policía ordenó a los individuos que arrojaran sus armas. Sin embargo, los hombres volvieron a disparar contra el vehículo policial.

Entonces los efectivos de la Brigada de Investigaciones repelieron la agresión con sus armas reglamentarias.

Al arribar un patrullero de la Comisaría Mosconi también fue atacado a disparos por los individuos.

Mientras los policías repelían el ataque, los individuos trataron de ocultarse en el domicilio del que habían salido, pero fueron rápidamente reducidos al igual que otro hombre y una mujer.

Los detenidos fueron identificados por fuentes oficiales como Raúl Linco (33), Matías Nieva (20), Jorgelina Saldaño (41) y el evadido Roberto Nieva.

Todos fueron trasladados a la Comisaría Mosconi para ser puestos a disposición de la Justicia. También se secuestraron dos armas de fuego -un revólver y una pistola-, informaron las mismas fuentes.

La vivienda en la que se ocultaba el prófugo se encuentra usurpada y una vez que las cuatro personas fueron detenidas, habitantes del sector se reunieron para solicitar a las autoridades que los desalojen en forma definitiva de ese lugar, ya que de manera constante generan conflictos, según denunciaron.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico