Le dijo que era "loca" y que merecía que la golpeara

Formalizaron la apertura de investigación en contra del imputado. La Fiscalía tendrá seis meses para realizar la presentación por lesiones leves agravadas, amenazas y daño.

Por videoconferencia se realizó este miércoles la audiencia de apertura de investigación en un caso de violencia familiar por lesiones leves agravadas, amenazas y daño que tiene como imputado a L.O.G. La representante de Fiscalía, Natalia Gómez, solicitó se le formalicen los hechos en base a la calificación legal provisoria de “lesiones leves agravadas por el vínculo, dos hechos; amenazas simples y daño, todo en concurso real”.

El defensor público, Ivo Di Taranto, no se opuso a la apertura y el juez penal Alejandro Soñis formalizó la apertura de investigación en el caso.

Según la reconstrucción de los hechos acontecidos el 12 de agosto del año pasado, alrededor de las 16 la damnificada se encontraba en el domicilio de su ex pareja, L.O.G, sito en calle Carlos Campos al 1.500 del Barrio Moure. En tales circunstancias, se produjo una discusión que concluyó cuando el imputado tomó un cuchillo y rompió el cargador del teléfono celular de la víctima.

A continuación, tomó a la damnificada de los brazos y la arrojó contra la pared, tras lo cual la llevó a otra habitación del domicilio, donde le dijo que era “una loca de mierda que merecía que la cagara a palos y que la iba a matar”.

Con su accionar, el imputado le provoco a la víctima una lesión en excoriación ubicada en cara posterior de tercio distal de brazo izquierdo, la que revistió el carácter de leve.

El segundo hecho tuvo lugar el 10 de junio de este año, cuando aproximadamente a las 16 la damnificada se encontraba junto a L.O.G. en el domicilio sito en calle Los Nogales al 1200 del barrio La Floresta. En tales circunstancias, cuando la hermana de la víctima y la hija menor de la misma se retiraron del lugar, el imputado le asestó una cachetada en el rostro y luego la atacó con golpes de puño que impactaron en su ojo derecho y en la parte izquierda de su boca, produciéndole lesiones que en principio revestirían el carácter de leves.

Seguidamente el imputado se retiró, pero desde afuera comenzó a arrojar cantos rodados contra el inmueble produciendo la rotura de los cristales de 1.50 metros de alto x 1.20 metros de ancho de la ventana emplazada en la cocina de la vivienda.

Los hechos fueron calificados provisoriamente como “lesiones leves agravadas por el vínculo, dos hechos; amenazas simples y daño”; todo en concurso real.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico