Le negaron la prisión domiciliaria al imputado por el crimen de la portera

Sergio “Checho” Flores, quien está imputado por el homicidio agravado que tuvo como víctima a la portera de la Escuela 26, Norma Curiqueo, había pedido a través de su defensa cumplir prisión domiciliaria. El planteo fue rechazado por el juez y permanecerá con prisión preventiva por otros 30 días, mientras avanza la investigación.

Al vencerse la prisión preventiva que le fuera ordenada oportunamente a Sergio “Checho” Flores (23), la Fiscalía solicitó ayer la correspondiente audiencia de revisión para solicitar el mantenimiento de la medida, acto que fue presidido por el juez penal, Jorge Odorisio, recientemente incorporado a la circunscripción judicial de Comodoro Rivadavia y que ayer subrogó a Américo Juárez.

La causa es investigada por la fiscal general Cecilia Codina, quien al encontrarse de licencia por el período de feria, fue subrogada por la fiscal general, Camila Banfi. El imputado, en tanto, recibió la asistencia del defensor público Esteban Mantecón.

En ese marco, la acusadora pública sostuvo que resta llevar a cabo la pericia mecánica y solicitó que se mantenga la medida de prisión preventiva que viene cumpliendo Flores y el tiempo lo planteó en 30 días. Ello, porque a su entender se mantienen los peligros de entorpecimiento de la investigación y de fuga, en virtud de la pena en expectativa y la gravedad del hecho.

El defensor público se opuso a la continuidad de la prisión preventiva y en su lugar propuso que la misma se suplantada por una de las medidas sustitutivas que fija el artículo 227 del Código Procesal Penal, como lo es el arresto domiciliario, o la prohibición de acercamiento.

Tras escuchar las réplicas de ambas partes, el magistrado pasó a resolver y ese contexto definió prorrogar por un mes la prisión preventiva de Flores al advertir que subsisten los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación.

EL CASO

El incidente que tuvo como víctima a Norma Curiqueo ocurrió el lunes 10 de noviembre a las 23:40 mientras le servía la comida a su familia, en su casa del barrio Isidro Quiroga.

Flores fue imputado como autor del delito de homicidio simple agravado por el uso de arma, en calidad de autor. Ello, por el hecho que tuvo como víctima a la portera de 62 años.

Según la información que se recogió durante las primeras horas que transcurrieron del crimen, el agresor se movilizaba en una camioneta Ford EcoSport y disparó contra la puerta de la casa de la familia Arismendi, ubicada en Marinero López 2.792 del barrio Isidro Quiroga.

También se estableció la identidad de Sergio “Chacho” Flores como el autor de la agresión y tras el pedido emanado desde la Fiscalía al juez de turno, se libró orden de allanamiento y detención.

Se presume que el ataque estaba dirigido a uno de los hijos de la víctima. Pero de las tres balas de 9 mm que perforaron la puerta de chapa, dos fueron las que alcanzaron a la dueña de casa y le provocaron la muerte. 

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico