Le pidieron un año y medio por robo, hurto y desobediencia

El juez Alejandro Rosales evalúa por estas horas la prueba luego de escuchar los alegatos finales de las partes en el marco del juicio realizado Daniel Quiduleff, acusado como presunto autor de los delitos hurto, desobediencia y robo.

El próximo martes dará a conocer su resolución judicial. La fiscal Andrea Vázquez solicitó que se imponga al acusado la pena de 1 año y 6 meses de prisión de cumplimiento efectivo.

En la sala de audiencias de la Oficina Judicial de Sarmiento se desarrolló la tercera jornada de juicio contra Daniel Héctor Quiduleff (24). El acto judicial es presidido por el juez Alejandro Rosales. La fiscalía estuvo representada por Andrea Vázquez y Rita Barrionuevo. El acusado recibe el asesoramiento legal del abogado adjunto de la Defensa Publica, Gustavo Oyarzún.

Vázquez inició su alegato final desarrollando las circunstancias referidas al delito de desobediencia, por el que Quiduleff fue denunciado el 18 de abril del año pasado. En este sentido, la fiscal consideró que pudo probar -con la certeza que exige esta etapa procesal- que el acusado es autor de la imputación realizada por el Ministerio Público Fiscal.

Para ello, destacó el testimonio de una empleada policial que cumple funciones en la Comisaría de la Mujer, quien confirmó que el imputado estaba debidamente notificado de la orden judicial dictada por el juez de familia, Gustavo Antoun.

Esa disposición establecía que Quiduleff tenía prohibido ponerse en contacto y acercarse a su ex pareja, por un plazo de 60 días.

Asimismo, repasó los testimonios de los policías que atendieron el llamado telefónico de la víctima y los que encontraron a Quiduleff cuando estaba dando golpes de patadas y puño en la puerta de la vivienda de la mujer, que realizó el pedido de ayuda a la comisaría.

Con respecto a la tentativa de robo a una carnicería ubicada sobre calle Alberdi entre España y Perito Moreno, la investigadora aseguró que mediante la producción de la prueba documental y testimonial, se logró probar que el 12 de abril de 2018, a las 04:10, Quiduleff y otra persona-no identificada- rompieron el vidrio de una ventana del local comercial. En este marco, destacó que una testigo afirmó ante el juez que identificó a Quiduleff en ese lugar. Por ello, avisó telefónicamente al dueño de la carnicería y a la policía cuando escuchó el ruido de la rotura de vidrios.

Finalmente, la investigadora recordó la sentencia dictada por el ex juez Roberto Casal en el año 2017, en la que condenó a Quiduleff a la pena de tres años de ejecución condicional por los delitos de daño, violación de domicilio y robo. En consecuencia, peticionó al tribunal que declare al acusado autor penalmente responsable de los delitos endilgados, y le imponga la pena de un año y medio de prisión de cumplimiento efectivo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico