Le reclaman la manutención de una hija después de 17 años

A Eusebio Rosendo Roldán le iniciaron una causa por la manutención de una hija de 17 años, la que a pesar de no tener su apellido reco-noció como suya el año pasado sin haber realizado un análisis de ADN. El hombre insiste con mantener una entrevista con la titular del Juzgado de Familia Nº 1, Clara Mabel González de Romero, pero aseguró que no quiere atenderlo si no se presenta con un abogado.

“Lo único que quiero es que me atienda la jueza (Clara Mabel) Romero para poder hablar con ella y contarle mi verdad, pero voy al Juzgado y no me quiere recibir porque no tengo un abogado. Perdí el trabajo en Santa Cruz por esta causa y me dictaron la rebeldía siendo que todas las veces que me citaron vine, pero no me quiere atender”, sostuvo ayer Eusebio Rosendo Roldán en diálogo con este medio.
Su historia es muy similar a la de muchos esposos que tienen que dejar su lugar de residencia por cuestiones laborales. En este caso Roldán llegó de Mendoza hace casi 20 años. Su esposa y los diez  hijos que tuvo se quedaron en el norte. En Comodoro Rivadavia conoció a una mujer con la que inició una relación sentimental y, según él, un día esa mujer lo llamó y le dijo que había sido papá.
“Nunca me había dicho que estaba embarazada; se me vino el mundo abajo, pensé que perdería mi familia, porque cuando pude traer a mi esposa a Comodoro a ella no la volví a ver”, agregó.
En 1994 Roldán quedó viudo y después se acercó a la que habría sido su amante, con intenciones de formalizar la relación y de poder vivir juntos, pero el hombre aseguró que ella no aceptaba esa propuesta, aunque seguían manteniendo una relación sentimental pero cada uno en su casa.
“Me decía que quería algo mejor, que ella podía tener mejores oportunidades y quería otro destino para la piba; me decía esas cosas delante de la chica. No quería que yo la reconozca y se terminaba rompiendo la relación. Cuatro veces nos acercamos para poder juntarnos, pero insistía que quería otro padre para la nena y decía que yo no tenía dónde caerme muerto”, comentó.
A todo esto en junio de 2006 la mujer le inició la causa en el Juzgado de Familia Nº 1, pero para esto la hija quedó embarazada y ahora tiene una criatura de casi un año, según relató el hombre.
“Ahora, después de 17 años me viene a reclamar plata; la jueza me embarga el sueldo y no me quiere atender cuando vengo al Juzgado. Es más, perdí el trabajo y me puse a disposición de ella para que me atienda, pero quiere que ponga un abogado y no tengo plata para pagarle”, finalizó.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico