Le robaron la mochila con una docena de facturas

En la mochila, además del teléfono celular, el damnificado llevaba una docena de facturas.

Según la víctima, los ladrones lo amenazaron con un cuchillo y una tijera y después de quitarle las pertenencias escaparon rumbo a calle 555 del San Cayetano, pero fueron detenidos a la cuadra y media por personal de la Seccional Sexta de Policía.

Asenjo forcejeó con la víctima y un compañero de éste por lo que fue detenido en el mismo lugar del robo. La Policía había sido alertada por un transeúnte que pasaba por el lugar y que les dijo “acá a la vuelta le están robando a un pibe”, por lo que el patrullero llegó en contados segundos y pudo detener a los sospechosos y recuperar las cosas robadas, como así también secuestrar el cuchillo y la tijera que habían tirado en la calle.

El arma blanca había sido descartada a metros de un Renault Sandero que la Policía de la Seccional Sexta secuestró debido a que estaba con las puertas abiertas y en su interior había elementos de interés para la causa.

El mismo domingo en la audiencia de control de detención, la fiscal Camila Banfi solicitó una requisa en el automóvil -patente KUY 068-, propiedad de Asenjo que fue señalado por la víctima de haberle quitado las cosas mediante amenazas y fue reconocido por el color de su pelo que estaba teñido de anaranjado.

Los imputados le pidieron a su defensor, Ariel Quiroga, que por favor los padres de dos de ellos no ingresaran a la audiencia de control de detención, por lo que los mismos aguardaron afuera de la sala de audiencias. No podían creer que sus hijos estuviesen involucrados en un robo.

Los tres jóvenes fueron dejados en libertad ya que no cuentan con antecedentes penales computables y el delito por el que se los investiga es en grado de tentativa ya que las cosas fueron recuperadas, por lo menos hasta el momento de la audiencia ya que faltaba realizar la requisa del vehículo en la que se presume que estarían los objetos de la víctima. Incluso el teléfono del obrero fue hallado entre las pertenencias de uno de los detenidos.

La juez Gladys Olavarría ante la solicitud de la Fiscalía decretó legal la detención, otorgó la libertad a pedido de la Fiscalía y les explicó que a pedido de la fiscal no pueden acercarse a la víctima ni tomar contacto con ella, ya que de lo contrario quedarán en prisión preventiva. El plazo de investigación es de seis meses.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico