Le suspendieron la matrícula a la abogada Ana Rosenfeld

En el 2019 el Colegio de Abogados consideró que rompió el secreto profesional tras abandonar la defensa de Juan Darthés.

La sanción llegó por la denuncia que Francisco Oneto, un colega de Rosenfeld, realizó ante el Colegio de Abogados, al considerar que la letrada había incurrido en una falta al secreto profesional en el caso de Thelma Fardin contra Juan Darthés.

En diciembre del 2018 la abogada, que representaba al actor en su conflicto legal con Calu Rivero, decidió dejar de trabajar con Darthes ante la inminente denuncia por violación de Fardin. Al dar a conocer sus motivos, dijo en una nota que renunciaba por “un tema de principios éticos y morales”.

Entre otras pruebas, Oneto presentó varios fragmentos de entrevistas televisivas que la abogada de Wanda Nara, entre otras figuras, se refiere a los motivos que la llevaron a dejar la defensa de Darthés. Según el denunciante, esas palabras fueron perjudiciales para el actor, teniendo en cuenta que el conflicto judicial con Calu Rivero, quien fuera su compañera en Dulce Amor, aún estaba en trámite.

La sentencia original sobre la suspensión de la matrícula de Rosenfeld tuvo lugar el 20 de noviembre de 2019. Luego de haber sido apelada, un año más tarde falló la Sala IV de la Cámara Contencioso Administrativo, que tampoco le dio curso a la solicitud de la abogada.

“La doctora no puede desconocer que efectuó públicamente juicios de valor subjetivos estrechamente vinculados con la situación de Darthés. No solo afirmó y dio a entender que no creía más en la versión de su cliente, sino que, además, aseguró que le pediría perdón a la contraparte. Resulta incuestionable que la letrada dio a conocer de manera mediática su opinión negativa respecto a su ex representado, circunstancia que sin lugar a dudas constituye una afectación a los deberes de confiabilidad que todo abogado le debe a su cliente”, decía el documento de la Cámara en aquel entonces que nuevamente fue apelado.

Rosenfeld se había mostrado molesta con la decisión, advirtiendo que, de ser necesario, recurriría a la Corte Suprema, lo que efectivamente hizo. “Es inconstitucional que me quieran prohibir que trabaje durante un año”, sostuvo en el 2019. “En realidad creo que están enojados con otras cosas, no con Ana Rosenfeld. O a lo mejor les molesta Ana Rosenfeld. Creo que a la gente le molesta no solamente mi popularidad, mi fama, el cariño que tengo de la gente, sino que cada vez que tengo la oportunidad digo todo lo que siento y cuando me tengo que enojar con la Justicia me enojo. Y cuando me enojo con los colegas también me enojo, pero siempre defendiendo el derecho desde un lugar de mucha dignidad, que es lo que vengo haciendo”.

Fuente: Infobae

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico