Leandro Guichapani recibió una condena de 4 años y 10 meses

Fue ayer en un juicio abreviado aceptado por la parte acusadora y su abogado defensor. El delincuente asumió la responsabilidad en dos robos agravados por el uso de arma de fuego, cuya aptitud para el disparo no pudo ser comprobada. Esos robos fueron cometidos en viviendas de los barrios Stella Maris y Ciudadela. Se le unificó la pena con una que ya venía cumpliendo.

Tal como había adelantado Diario Patagónico, la audiencia preliminar contra Leandro Guichapani, por el robo que protagonizó el 3 de julio en una casa del barrio Stella Maris, se había suspendido a fines de noviembre luego de que las partes coincidieran en avanzar con la redacción de un acuerdo abreviado que incluyera las causas que acumula el imputado.

Finalmente ayer el juez natural de la causa, Miguel Angel Caviglia, homologó el acuerdo entre la parte acusadora que representó el fiscal general Juan Carlos Caperochipi y el abogado particular del imputado, Guillermo Iglesias.

La pena impuesta a Guichapani finalmente se acordó en 4 años y 10 meses, por los dos legajos de investigación que mantenía abiertos: un robo agravado por uso de arma en el barrio Ciudadela y otro también con arma en el Stella Maris.

Así se le unificó la pena con una de tres años que ya venía cumpliendo.

En los dos robos llevados a juicio no se pudo comprobar la aptitud para disparo de las armas utilizadas porque las mismas no fueron halladas.

Guichapani, con sólo 18 años, tuvo varios conflictos con la ley penal desde que era menor de edad y por distintos delitos llegó estar internado en el Centro de Orientación Socioeducativo (COSE) de Trelew.

ESCAPISTA

Guichapani se hizo tristemente célebre en el último tiempo por las fugas que protagonizó mientras cumplía la pena de tres años de prisión efectiva. La primera fue de desde la Seccional Séptima, el 27 de mayo.

Esa madrugada se escapó junto a Franco Lincopil (19), Juan Sáez (19) y Pablo Barrientos (18) -acusado de participar en el homicidio del policía Nelson Godoy y el único que continúa prófugo hasta la actualidad-.

Ayer en el acuerdo abreviado Guichapani asumió su participación en los dos robos agravados cometidos cuando se mantenía prófugo de la Justicia. En el robo a una vivienda de Ciudadela amenazó a una mujer la noche del 29 de mayo en calle Los Andes, donde Franco Lincopil logró ser recapturado.

El otro robo se produjo cuando ingresó armado a una vivienda de la extensión del barrio Stella Maris y le dijo a la víctima: “quedate tranquila, te vamos a robar nada más”.

La mujer y sus hijos de 8 y 2 años fueron reducidos. Ella permaneció encerrada en el baño, de donde después otro de los tres asaltantes que ingresaron a la vivienda la sacó y la llevó hasta el dormitorio para despojarla de 900 pesos.

La banda se llevó distintos electrodomésticos y elementos. Pero un vecino vio el coche en el que escaparon y la policía de la Seccional Tercera, interceptó el automóvil, en un operativo cerrojo, en el barrio Ceferino Namuncurá. Allí fue detenido Guichapani, cuando intentaba escapar por los patios.

Según se supo, con respecto al resto de la banda no se avanzará con la acusación ya que no hay pruebas suficientes contra ellos y se pedirá el sobreseimiento.

Tras su recaptura Guichapani fue trasladado a la Comisaría Mosconi, de donde se escapó otra vez el 12 de setiembre último junto a David Arredondo, el preso que el lunes intentó tomar de rehén amenazando con un punzón a un policía de la Seccional Segunda.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico