Lenta recuperación de Río Gallegos tras el temporal de lluvia de 58 milímetros

Numerosas calles de barrios periféricos de Río Gallegos continuaban ayer invadidas por grandes lagunas que se formaron por el violento temporal que se registró entre la tarde del miércoles y la madrugada del jueves, dejando un registro pluviométrico histórico de 58 milímetros, más de medio centenar de evacuados y un número no precisado de autoevacuados.

Caleta Olivia (agencia)

Si bien las aguas se iban retirando de manera lenta, en parte por escurrimiento natural y las canaletas que abrieron los vecinos y máquinas viales, la mayoría de las personas que fueron evacuadas hacia varios gimnasios o se autoevacuaron a casas de familiares, aún no habían podido retornar a sus hogares y muchas de ellas perdieron gran parte de sus pertenencias.

Algunas retornaron solo para rescatar muebles y no pocas prefirieron no abandonar sus casas por temor a saqueos, en tanto que las actividades cotidianas se vieron alteradas y en ese contexto las clases en todas las escuelas provinciales fueron suspendidas.

Ayer, entre las 14 y las 17, organizado por la Dirección de Desarrollo Comunitario del municipio, se realizó un Festival Artístico Solidario en el denominado “Espacio Futura” para recaudar alimentos, indumentaria, agua y artículos de higiene que se destinarán a los damnificados por el temporal

El titular de ese organismo, Eduardo Murúa, comentó al diario Nuevo Día que “el agua se está retirando de a poco y debemos evitar por todos los medios que se generen focos infecciosos”, indicando además que “fueron evacuadas aproximadamente 60 personas, las que gradualmente se van retirando de los albergues y volviendo a sus hogares, pero obviamente antes hay que hacer la constatación de que las viviendas se encuentran aptas para ser habitadas”.

Por otra parte, resaltó que fue conmovedora la ayuda brindada por muchos vecinos hacia otros que sufrieron las consecuencias de la inundación, al tiempo que agradeció la labor que desempeñaron en esta emergencia el personal del Ejército, Prefectura, Policía provincial y Aeroportuaria y de diferentes organismos provinciales y municipales.

TESTIMONIO

Por su parte, el diario Tiempo Sur, además de difundir un panorama global de la emergencia climática, describió el calvario que está viviendo desde el miércoles una vecina de nombre Andrea ya que su casa, ubicada en la avenida Asturias, continuaba rodeada de aguas de lluvia que se mezclaron con las cloacales.

Contó que hace años viene reclamando al municipio por las obras particulares inconclusas que se están realizando en las inmediaciones y forman un terraplén, por lo cual su casa siempre queda propensa a inundaciones.

“Antes de que venga esta lluvia venía diciendo que me iba a pasar lo mismo que el año pasado; que iba a estar inundada con esta agua podrida. Ahora ocurrió eso; tengo una cabaña y se me pudrió toda la madera abajo”, detalló.

“El año pasado vinieron, sacaron el agua y después se olvidaron de todo. Este acantilado tiene que tener salida porque si no va a pasar toda la vida esto”, dijo indignada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico