Liberan a uno de los hermanos imputados por el doble homicidio del San Cayetano

En el marco de una nueva revisión de la prisión preventiva que venían cumpliendo los hermanos Tula, como principales sospechosos de los homicidios de Orlando Remigio Hernández y Miguel Benítez, el juez de la causa resolvió otorgar la libertad reclamada para Mauro, mientras que Jonathan seguirá detenido y todo indica que sería declarado responsable por ambos crímenes, cometidos con el mismo revólver según marca la pericia balística.

 Tal como lo anticipó Diario Patagónico el 21 de enero, la responsabilidad del doble homicidio del San Cayetano -donde resultaron víctimas Orlando Remigio Hernández y Miguel Benítez- podría recaer en uno de los hermanos Tula y con el beneficio que acaba de otorgar el juez penal, Mariano Nicosia, todo indica que sería Jonathan quien terminaría declarado culpable. Es que su hermano Mauro acaba de ser liberado durante la audiencia celebrada el viernes en la Oficina Judicial.

La pericia balística ya había revelado que un revólver calibre 32 fue el utilizado para darle muerte a las dos víctimas que participaban, en familia, de la celebración de un bautismo. El padre de los imputados, en una entrevista que forma parte de la investigación, sin culpar directamente a Jonathan, aseguró que Mauro no llevaba armas. En tanto que los testigos tampoco pudieron afirmar que entre hermanos se hayan pasado el arma para disparar.

En la audiencia anterior la Fiscalía solicitó una ampliación del plazo de investigación a fin de llevar a cabo una serie de medidas de prueba de orden científico y respecto a la mecánica del hecho. Por esa razón, el juez natural de la causa otorgó otros 30 días, los cuales vencen el 20 de febrero.

Sin embargo, el viernes se llevó a cabo una nueva revisión y la defensa reiteró sus argumentos para reclamar el cese de la prisión preventiva de Mauro Tula, algo a lo que se hizo lugar, por lo que ahora son dos los imputados que se encuentran bajo la misma condición. El otro es Omar Paredes.

A todo esto se debe tener presente que Jonathan Tula también tiene una causa en la Justicia Federal porque el día de la detención, durante el allanamiento, se encontró droga fraccionada que tendría dispuesta para su comercialización.

Se debe tener presente que el doble crimen tuvo lugar durante la madrugada del domingo 19 de octubre cuando se produjo una pelea en la calle 558, entre Lorenzo Rey y 552, del barrio San Cayetano, donde se celebraba un bautismo y el dueño de casa echó de la vivienda a un individuo que supuestamente estaba drogándose en el baño de la vivienda donde se realizaba la celebración familiar. Ese incidente desencadenó la tragedia. 

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico