Libertad hasta el juicio oral para el autor de un homicidio el último verano en Playa Unión

A instancias del Ministerio Público Fiscal, recuperó la libertad en la mañana de este lunes el joven que se encuentra imputado por el homicidio de un adolescente de 15 años en un hecho ocurrido durante el verano en la rambla de Playa Unión. Si bien sigue sometido a proceso a la espera del juicio oral y público en su contra, ahora deberá concurrir todos los días a la comisaría de José de San Martín donde reside, a fin de certificar su presencia en la localidad. Durante todo este tiempo estuvo con arresto domiciliario.

Fue el propio fiscal general Fernando Rivarola el que fundamentó que si bien continúa con el proceso judicial en contra de Fabio Curilaf, las demoras en los resultados de algunas pericias, su buen comportamiento evidenciado en su sometimiento al proceso, sumado a la variedad de posibilidades en cuanto a la calificación legal y el avanzado estado de la investigación, no se hace necesario que siga detenido con la modalidad de arresto domiciliario en la que se hallaba desde que ocurrió el hecho.

El defensor Omar López no hizo observaciones a la postura de los investigadores, por lo que la iniciativa del Ministerio Público Fiscal fue avalada por el juez de garantías Marcelo Nieto Di Biase. El imputado, por video conferencia desde Esquel, siguió atentamente todo el debate y ahora aguarda además que le quiten la tobillera electrónica.

Presente en la sala se hallaba la madre de la víctima, Walter Oyarzo, el adolescente de 15 años apuñalado. Previamente el propio Rivarola la puso al tanto de lo que ocurriría en la audiencia, además de las cuestiones judiciales que ameritaban su postura. La mujer estuvo presente en la audiencia realizada en la Oficina Judicial de Rawson y avaló lo resuelto por las partes y el juez Nieto Di Biase.

DISCUSION Y PUÑALADAS

Según la investigación realizada por la policía y la Fiscalía de Raswson, el hecho se produjo el martes 15 de enero, siendo aproximadamente las 0.30 en el sector denominado zona del anfiteatro, más precisamente en las proximidades de una parada de colectivos. En circunstancias en que se hallaban en el sector de la garita, esperando el colectivo para trasladarse hacia la localidad de Rawson, Fabio Curilaf, acompañado por Maximiliano Baigorria.

Al lugar se aproximaron con la misma finalidad de abordar un colectivo que los llevara a Trelew la víctima, Walter Javier Oyarzo, junto con Nicolás Guillermo Morales, quienes comienzan un diálogo con los dos primeros nombrados, en el que mediaron agresiones verbales que tendrían relación con sus lugares de pertenencia (Trelew–Rawson).

La situación derivó en agresiones y forcejeos, fundamentalmente entre Morales por un lado y Baigorria -Curilaf por el otro. El adolescente que luego resultó víctima se alejó del lugar con dirección hacia la rambla.

En esas circunstancias y por motivos presuntamente relacionados con la intención de agredirse mutuamente o quitarse algún elemento, se producen dos secuencias diferenciadas.

Por un lado, Morales provisto de una piedra de grandes dimensiones, comenzó a correr a Baigorria, quien huyó por calle Centenario, sin lograr alcanzarlo o lesionarlo. Por otro lado y en la zona ubicada frente a la garita de los colectivos y en dirección hacia la zona de la rambla de la avenida G. Rawson, se produce un forcejeo entre Walter Oyarzo, quien habría vuelto al lugar con un cuchillo, en defensa de su amigo Morales. Es así que Oyarzo y Curilaf quedan tomados de sus manos forcejeando. El último logra quitarle el cuchillo a Oyarzo, oportunidad en la que se produce la herida cortante superficial a nivel de palma de la mano izquierda y yema.

Al separarse, ya cortado Curilaf con el cuchillo en su poder, le asesta dos puñaladas en la zona central del cuerpo del menor, que producen una herida punzante en antebrazo izquierdo y una herida punzo penetrante en tórax, a la altura de la tercera y cuarta costilla.

Esta puñalada resultó ser la mortal al perforar el lóbulo superior del pulmón izquierdo y la vena pulmonar, provocando casi de inmediato su muerte por shock hipovolémico. Caminó unos pocos metros hasta caer de cúbito dorsal en la vereda de la rambla, casi apoyado sobre el paredón existente en el lugar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico