Llegó el último cardenal pero aún no hay fecha del cónclave

Los cardenales mantuvieron dos reuniones donde hablaron sobre el estado patrimonial de la iglesia.

El último cardenal cuya presencia se aguardaba para elegir al futuro Papa llegó finalmente ayer al Vaticano, aunque los purpurados siguen sin fijar la fecha de inicio del cónclave del que saldrá el sucesor de Benedicto XVI, que presentó su renuncia el mes pasado, la primera en 600 años.
El cardenal vietnamita Jean Baptiste Pham Minh Man arribó a la capital italiana en horas de la tarde y se dirigió directamente al Vaticano, donde se sumó a las reuniones preparatorias del cónclave que cardenales de todo el mundo realizan desde el lunes pasado.
Cuatro días después de comenzar estas “congregaciones generales”, la llegada del vietnamita implica que ya están presentes los 115 cardenales electores, es decir los que, al tener menos de 80 años, podrán entrar en la Capilla Sixtina para elegir al próximo Papa, según establece la normativa de la Iglesia Católica.
Los cardenales mantuvieron ayer dos nuevas reuniones, aunque siguen sin definir la fecha de celebración del cónclave, informó el vocero vaticano, padre Federico Lombardi.
El cardenal decano, Angelo Sodano, ya precisó en la carta en la que llamó a los purpurados al cónclave, enviada el 28 de febrero pasado, que la fecha para celebrarlo se fijaría cuando estuvieran todos los purpurados en el Vaticano.
Con la llegada del cardenal vietnamita no se descarta que hoy, en la séptima congregación general, puedan fijar la fecha del que será el segundo cónclave del tercer milenio.
En su encuentro diario con la prensa, Lombardi señaló que en las dos reuniones celebradas ayer no se adoptaron decisiones al respecto.
Además, reiteró que los cardenales “no tienen prisa” por fijar la fecha de inicio del cónclave, que se están tomando su tiempo y que prefieren prepararlo de manera “seria y en profundidad” antes que convocarlo precipitadamente.
Según analistas vaticanos, muchos cardenales no italianos, sobre todo los estadounidenses, quieren conocer en profundidad qué hay de verdad en el escándalo Vatileaks (la publicación de documentos que develaron intrigas y enfrentamientos en la curia vaticana, dominada sobre todo por italianos) antes de entrar en la Sixtina.
Pero otros purpurados desearían por el contrario comenzar lo antes posible, ante la eventualidad de que estos días puedan estallar nuevos escándalos de abusos sexuales o de supuesta corrupción entre los prelados.
Por su parte, algunos cardenales, como el alemán Walter Kasper, insisten en que antes de entrar en el cónclave es necesario que se conozcan más entre ellos, ya que muchos nunca se vieron.
En ese sentido, Lombardi manifestó que “es obvio” que en estos días de reuniones los cardenales quisieran saber el funcionamiento de la curia y estén interesados en conocer el Vatileaks, aunque destacó que no hay que extrañarse ni sacar de contexto ese interés.
En las reuniones de ayer hablaron los cardenales responsables de las finanzas y del patrimonio de la Santa Sede (Giuseppe Versaldi, presidente de la Prefectura de Asuntos Económicos; Domenico Calcagno, presidente de la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, y Giuseppe Bertello, presidente de la Gobernación), que informaron del estado económico del Vaticano.
La Constitución Apostólica “Pastor Bonus” sobre la curia romana establece que durante la sede vacante (tiempo que transcurre desde que un Papa fallece o renuncia hasta que se elige al sucesor), se debe informar al Colegio Cardenalicio sobre el estado patrimonial y económico de la Santa Sede.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico