Lo condenan a prisión perpetua por asesinar a su pareja

Un hombre fue condenado ayer a prisión perpetua por el femicidio de su pareja, cometido en 2017 en la ciudad de Puerto Madryn, al cabo de un juicio oral cuyo inicio se había suspendido porque su abogado defensor está preso por un intento de asesinato.

La condena recayó sobre Maximiliano Larrabaster, a quien un tribunal penal de Madryn le atribuyó el delito de “homicidio agravado por ser en contexto de violencia de género” en perjuicio de Raquel Maldonado (27).

El Ministerio Público Fiscal de Chubut informó que las juezas Stella Eizmendi, Marcela Pérez y Yamila Flores dieron a conocer el monto de la pena luego de que en una audiencia anterior el hombre ya había sido declarado culpable.

La condena coincidió con lo solicitado por la fiscal María Angélica Cárcano y el abogado de la familia de Maldonado, Carlos Villada.

Por su parte, el defensor público Diego Trad había pedido que se declare la inconstitucionalidad de la prisión perpetua y que Larrabaster fuese condenado a 8 años, la pena mínima del delito de “homicidio simple”.

De acuerdo con la justicia, en junio de 2017 Maldonado, quien trabajaba como cajera en un supermercado, recibió una puñalada en el tórax luego de una discusión de pareja en el departamento en el que ambos vivían, situado en Marcos Zar 2200, en la zona sur de Puerto Madryn.

Tras el ataque la mujer fue trasladada al hospital por Larrabaster, quien intentó abandonarla en el estacionamiento, aunque al ser visto por un testigo optó por ingresarla al centro asistencial, donde dijo que ella se había autolesionado.

A pesar de haber sido intervenida quirúrgicamente, la mujer murió poco después.

VIOLENCIA DE GENERO

“Por la dirección, trayecto y profundidad dudosamente puede producirse por una lesión autoinfligida”, sostuvo el forense en su informe de autopsia, que estableció que la muerte se produjo por una herida abdominal de arma blanca de 14 centímetros de profundidad que penetró el hígado y produjo un shock hipovolémico por la pérdida de sangre.

Las amigas de la víctima declararon durante el debate las situaciones de violencia de género que ella sufría a manos de Larrabaster.

El debate por el caso debía comenzar el 5 de junio último pero su inicio se pospuso ya que Larrabaster había designado como su abogado defensor al penalista Oscar Romero, quien está con prisión preventiva por una tentativa de homicidio cometida en abril último y no podía asistir a las audiencias.

Como Larrabaster se opuso a ser patrocinado por la defensa pública, el juicio quedó en suspenso hasta el 24 de junio cuando finalmente se inició.

Durante el mismo, la pareja de la víctima finalmente contó con el defensor público Diego Trad en lugar de Romero.

Este abogado, un formoseño radicado en Chubut, es profesor universitario en la Facultad de Derecho local y también tiene antecedentes penales por haber participado de un robo a mano armada a un banco en su provincia natal.

A mediados de 2015, el letrado cobró notoriedad en Chubut cuando se supo que mientras ejercía la presidencia del Colegio de Abogados de Trelew estaba prófugo de la Justicia formoseña que lo condenó por el robo al banco, que él mismo admitió.

“Fue durante una salidera bancaria, yo hacía de campana y nos agarraron. Una vez que quedó firme la sentencia decidí profugarme”, reconoció entonces el abogado en una entrevista con Télam.

Actualmente, el letrado está detenido como presunto autor de un intento de homicidio ocurrido el 16 de abril último, cuando mantuvo un enfrentamiento con un tapicero identificado como Oscar Pavéz, quien alcanzó a herirlo con un destornillador.

Según la denuncia, el letrado lo sorprendió al tapicero cuando estaba en plena tarea y lo encañonó con un arma con la numeración limada y silenciador, que fue secuestrada en un posterior allanamiento.

Por ese hecho, durante el cual fue herido y debió ser hospitalizado, Romero se enfrenta una acusación por “homicidio en grado de tentativa y portación de arma”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico