Los acusados por el homicidio de Blanco seguirán detenidos hasta la preliminar

Mariela Martínez, Gustavo Martínez y Lucas Avila Maya, los sospechosos del asesinato en ocasión de robo que tuvo como víctima a Santiago Blanco, el 5 de agosto del año pasado, seguirán en prisión preventiva hasta el 24 de febrero cuando se realice la audiencia preliminar a juicio.

 Los tres acusados de haber participado en el homicidio de Santiago Blanco, ocurrido el martes 5 de agosto de 2014 en el barrio Roca durante el asalto a la vivienda de los padres de la víctima, permanecerán con prisión preventiva.

La fiscal Camila Banfi realizó a principios de mes la acusación del caso caratulado como homicidio en ocasión de robo en concurso real con lesiones graves agravadas por el uso de arma de fuego, dos hechos, en calidad de coautores para Gustavo Martínez y Lucas Avila Maya, y de partícipe necesaria para Mariela Martínez.

En esa pieza acusatoria se fijó además la pretensión punitiva de 25 años como única pena, la máxima prevista para la escala penal establecida en el artículo 165 del Código Penal, el cual parte de un mínimo de diez años.

El viernes en una nueva revisión de la medida de prisión preventiva en la que los defensores de los acusados solicitaron al juez natural de la causa Miguel Caviglia, la libertad de sus asistidos o subsidiariamente la prisión domiciliaria, la Fiscalía pidió que se mantenga la medida.

Los abogados defensores habían fijado como domicilio para cumplir el arresto domiciliario de los acusados una vivienda de la calle Dorrego donde reside la madre de Mariela Martínez.

Sin embargo, el funcionario de Fiscalía Christian Olazabal solicitó que se mantenga la prisión preventiva de los acusados por continuar vigentes los peligros procesales como el riesgo de fuga y el entorpecimiento de la causa.

Tras escuchar a las partes, el juez Miguel Caviglia decretó la prisión preventiva hasta el 24 de febrero, fecha que se fijó para la audiencia preliminar a juicio.

A Mariela Martínez a mediados de diciembre ya le habían negado que no podía ir a visitar a su hija a Mendoza. Ya que el argumento de que su hija había quedado al cuidado de alguien que no tiene parentesco con ella, no convenció a los jueces.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico