Los argumentos por los que el juez cree que el sommelier asesinó a su madre

El juez que detuvo a Luciano “Lucky” Sosto por el homicidio de su madre, Estela Garcilazo (69), está convencido de que el sommelier es el asesino y que la relación con su madre era mala al punto de que el imputado simulaba “un falso amor para obtener beneficios económicos”.

El juez que detuvo a Luciano “Lucky” Sosto por el homicidio de su madre, Estela Garcilazo (69), está convencido de que el sommelier es el asesino y que la relación con su madre era mala al punto de que el imputado simulaba “un falso amor para obtener beneficios económicos”.

Así se desprende de las siguientes 11 conclusiones, que el juez de instrucción 1 porteño, Hernán Martín López, dejó asentadas en el expediente y que son la base a partir de la cual tuvo la certeza de que el sommelier es el autor del homicidio: el primer punto que destaca el juez es que “pese a los vanos intentos realizados por el imputado Luciano Carlos Sosto para mostrar una escena o cuadro de situación apropiado, la muerte de su madre no obedeció a causas naturales”.

El segundo argumento indica que “la muerte de su madre ocurrió bastante tiempo antes de que el imputado solicitara el auxilio de los médicos para asistir a su madre ante un supuesto problema de salud grave”.

Además el juez señala que “la víctima estaba con vida el día anterior a su hallazgo, en horas de la tarde, cuando fue vista por su vecina en ocasión de los saludos pertinentes por las fiestas”.

“Desde ese momento hasta su hallazgo muerta no consta en autos que la víctima estuviera con alguien más que con su propio hijo”, argumentó el magistrado.

Por otra parte el juez explicó que “al inmueble de la occisa, quien ingresó lo hizo con llaves y sin forzar cerradura alguna”.

“Luciano Sosto ingresó al inmueble por una puerta que supuestamente estaba obstruida por la presencia del cadáver de su madre, lo cual resulta muy poco posible y habla a las claras de que en realidad cuando el mismo ingresó a la finca la víctima no estaba aún allí, es decir, estaba con vida”, concluyó López.

“La víctima conocía seguramente a su atacante porque no sólo no le llamó la atención el supuesto ingreso a la finca de un desconocido, sino que tampoco opuso resistencia alguna al ataque, lo que se corrobora con los dichos de testigos y del propio imputado, que dijo que su madre no le abría la puerta casi a nadie como así también que en el lugar no hubo signos de lucha que evidencien sorpresa, intento de escape o actos de defensa por parte de la agredida” detalló el juez.

Otro punto que resalta López es que “la primera persona que se encontró junto al cuerpo de la fallecida fue Luciano Sosto y al día de hoy no ha podido explicar coherentemente si su madre fue hallada viva o muerta”.

Y agrega “si en el contexto previo, concomitante o posterior al ataque se llevaron valores (dinero concretamente) no desapareció sino que los tenía en una caja fuerte el imputado en su propio domicilio”.

FALSA RELACION

Con respecto a la relación que Sosto mantenía con su madre, López aclara que “la relación entre ambos no era buena pese a que el propio Sosto tratara de presentarla como cuasi idílica, lo que evidencia su perfil psicológico tendiente a la sobreactuación, que se corrobora con una carta que fue hallada en la bolsita en la que la víctima guardaba el dinero que le daba su esposo, donde este último le decía que su hijo simulaba ante ella un falso amor para obtener beneficios económicos, quien lisa y llanamente lo mantenía”.

“El perfil psicológico del causante resulta compatible con los hechos que se le endilgan como así también en la actitud asumida a posteriori de haberlos cometido”, finaliza el juez.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico