Los cirujanos ahora no quieren renunciar

Al cierre de esta edición, autoridades municipales se reunían con el grupo de cirujanos del Hospital Regional quienes, tras otra intensa y problemática jornada, evidenciaron su intención de revisar sus renuncias que, al ser aceptadas por Provincia, desencadenaron la crisis.

El encuentro con los profesionales médicos comenzó a las 18:30 y se extendía hasta pasadas las 21. El intendente Néstor Di Pierro estuvo acompañado en el cónclave por el viceintendente, Carlos Linares, y los concejales del Frente para la Victoria, Juan Pablo Luque y Viviana Navarro.
Luego de analizar el marco de situación y de algunas palabras del jefe comunal, que según se pudo averiguar fue muy crítico, tanto con la decisión que tomaron los profesionales como con la forma en la que el Ministerio de Salud manejó la situación, los cirujanos aceptaron la posibilidad de revisar sus dimisiones,  siempre y cuando consiguieran un compromiso en firme de conformar una mesa de diálogo directo con Provincia.
Al cierre de esta edición, el intendente tenía previsto llamar a Rawson para ver si era posible conseguir ese “punto de encuentro” entre los médicos renunciantes y Provincia. La intención era que, en lugar del Fiscal de Estado, Blas Meza Evans, llegara  la ciudad el  ministro Coordinador, Carlos Eliceche.
La presencia de Meza Evans en Comodoro había sido confirmada temprano por el propio intendente y se presentaba como problemática ya que la intención del Fiscal no sería la de acercar posiciones, sino para denunciar a los cirujanos por supuesto abandono de persona y falta de cumplimiento con sus obligaciones.

MEDIACION
“Estamos mediando y tratando de buscar todas las herramientas necesarias para que el hospital vuelva a funcionar con total normalidad”, había dicho más temprano el intendente, cuando concurrió al Hospital y se abstuvo de emitir opinión tanto sobre la intervención como en relación al interventor, Sergio Jaime, o a los cirujanos renunciados, señalando que "nosotros no pusimos ni sacamos a nadie y no opinamos sobre ningún profesional. Como responsables de la ciudad, lo que hacemos es ocuparnos para que el hospital vuelva a funcionar”.
Sí habló sin embargo sobre el "corporativismo",  aludiendo a Comodoro como una ciudad altamente conflictiva, en la que aún así resultaba asombroso  que  en el nivel cultural de profesionales, probos e instruidos, "haya este nivel de violencia". Lo dijo en relación a las amenazas recibidas por el cirujano a cargo hoy del servicio, José Barletta, sugiriendo que tanto él como Jaime deberían presentar las denuncias del caso.
Respecto de las asimetrías presupuestarias entre los hospitales de Trelew y Comodoro, el intendente recordó que la secretaria de Salud de la anterior gestión provincial fue Graciela Di Perna, cuñada del ex gobernador Mario Das Neves y hoy senadora nacional, por lo que “no es casualidad que el hospital de Trelew tenga 1.100 personas trabajando y el de Comodoro 1.000 con el doble de capacidad", por lo que señaló la necesidad de una reestructuración del hospital, en función de que el reclamo en el Regional es el mismo desde hace más de 15 años.
“El problema es que a Comodoro se la toma como una ciudad como cualquier otra, y Comodoro no es igual, sino una ciudad minera  con un crecimiento indiscriminado de la población que hoy está colapsada, con cada vez mayor demanda de salud. Hay que reestructurar todo y no solo cirugía sino toda la estructura", subrayó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico