Los dos recapturados fueron trasladados por seguridad a la alcaidía de Comodoro

A la vez, como los peritajes de Gendarmería determinaron que Alcalá y Fernández escaparon sin la necesidad de causar destrozos en la Comisaría de Sarmiento y que tampoco lesionaron a ninguno de los celadores, la Policía del Chubut inició una investigación interna para determinar la presunta complicidad de efectivos. Con esa finalidad los dos jefes de comisaría y tres agentes fueron separados en forma preventiva de sus tareas.

Samuel Alberto Alcalá (33), imputado de femicidio y Emanuel Fernández (19), imputado de abuso sexual, fueron sometidos ayer a una audiencia de control de la detención, luego de la fuga que protagonizaron entre la noche del lunes y la madrugada de martes desde la comisaría de Sarmiento. El juez determinó que por razones de seguridad permanecerán alojados en la alcaldía policial de Comodoro Rivadavia.

El acto judicial desarrollado en la oficina judicial de Comodoro Rivadavia estuvo presidido por el juez Daniel Pérez. La fiscalía, fue representada por la funcionaria Marisol Sandoval. Los procesados, en tanto, participaron mediante el sistema de videoconferencia, desde la oficina judicial de Comodoro Rivadavia y recibieron el asesoramiento legal de los abogados de la defensa pública Marcelo Catalano y Gustavo Oyarzún.

En el inicio del acto, Sandoval requirió al magistrado, el cese de la orden de captura nacional e internacional, dispuesta por el juez de turno. Asimismo, pidió que se declarara legal la detención de Alcalá y Fernández, quienes se escaparon de la comisaría, entre las 23 del lunes y las 3:30 del martes hasta que fueron recapturados esa tarde, a unos 15 kilómetros de Sarmiento, en dirección al bosque petrificado.

La funcionaria fiscal describió el informe presentado por el oficial subinspector, Emanuel Morales, a cargo de la Brigada Policial de Investigaciones de Sarmiento. En este sentido, relato que el martes a las 17:50 el investigador se encontraba junto a personal de la División Policial de Investigadores de Comodoro Rivadavia, realizando pesquisas para dar con el paradero de los dos evadidos.

En este contexto, recibieron un llamado vía radial desde la guardia de la comisaría. Allí les informaron, que un habitante de la zona de chacras se había comunicado por teléfono para indicar que dos hombres, con características similares, a la descripción de los evadidos, se encontraban en su establecimiento.

Rápidamente se dirigieron hasta un sector, ubicado en cercanías de la Escuela 14. Al llegar a la chacra del denunciante, los policías comenzaron a perseguir a los prófugos quienes corrieron a campo traviesa. Luego de un tramo de unos trescientos metros, Alcala y Fernández acataron la voz de alto y se entregaron sin ofrecer resistencia. Ocurrió alrededor de las 18 del martes.

INVESTIGACION INTERNA

Con respecto a la calificación legal de la situación, Sandoval, explicó que no se configuraron los elementos necesarios para la imputación del delito de fuga. La intervención de Gendarmería nacional constató que Alcala y Fernández no ejercieron fuerza sobre las cosas.

Asimismo, las averiguaciones practicadas, confirmaron que no existió violencia hacia las personas. A la vez, si la investigación demuestra la existencia de algún favorecimiento para la evasión, la imputación recaería sobre ese sospechoso. En consecuencia, la parte acusadora, concluyó que no corresponde pedir la formalización de una investigación preparatoria de juicio.

Mientras, los defensores no formularon objeción, al planteo del Ministerio Publico Fiscal y compartieron el criterio utilizado para el caso. También destacaron que al momento de la detención, pudieron observar a sus asistidos, quienes no presentaban ningún tipo de lesiones.

De esa manera, el magistrado dispuso el cese de la declaración de rebeldía y la orden de captura a nivel nacional e internacional. En ese contexto, declaró legal las detenciones de los imputados, y ordenó la continuidad de las medidas de prisión preventiva, dictadas por el juez Jorge Novarino.

En ese marco se recordó que Samuel Alcalá se encuentra detenido con prisión preventiva desde el 12 de mayo cuando fue imputado como sospechoso del femicidio de su pareja Lorena Piedras. La medida de prisión preventiva quedó fijada hasta el 12 de noviembre.

En tanto, Emanuel Fernández, es investigado como presunto autor del delito abuso sexual con acceso carnal, agravado por haber sido cometido contra un familiar. Su prisión preventiva se dictó el 27 de marzo y la audiencia de revisión de la medida está fijada para el 27 de julio.

Mientras tanto, Ricardo Cerda, jefe de la Unidad Regional de Policía de Comodoro Rivadavia confirmó ayer que son un total de cinco los policías –los dos jefes de la comisaría y tres efectivos- serán investigados por la fuga de los presos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico