Los familiares de los kayakistas piden que se reanude la búsqueda oficial

Todo apunta a que los restos encontrados el viernes pertenecen a Alberto Cañete, uno de los dos pescadores desaparecidos cuando se desplazaban sobre un kayak por el lago. El hallazgo fue protagonizado por el hermano de Hugo Urriategui, el otro desaparecido. Es que los familiares nunca abandonaron la búsqueda. Además, Diario Patagónico pudo conocer que hace unos cinco meses ambas familias, a través del fiscal Herminio Gonzales Meneses venían pidiendo colaboración tanto al Gobierno de Chubut como a la empresa petrolera en la que trabajaban los hombres, para financiar la llegada desde España de un equipo especializado en este tipo de búsquedas, pero no obtuvieron respuesta.

Hace más de cinco meses que los familiares de Hugo Urriategui y Alberto Cañete, los pescadores desaparecidos el 26 de abril de 2014 a bordo de un kayak en el lago Musters, tratan de lograr financiamiento privado o gubernamental para la llegada de un equipo español especializado en búsqueda de personas por agua y tierra, un pedido que hasta ahora sigue sin respuesta.

Según pudo averiguar Diario Patagónico las notas de pedido de ayuda financiera para la llegada de los equipos de búsqueda que debían ser trasladados desde Europa a Sarmiento fueron entregadas a través del fiscal general Herminio Gonzales Meneses primero a la empresa Pan American Energy, donde prestaban servicios tanto Urriategui como Cañete.

El presupuesto total que la empresa al servicio del gobierno español y con condecoraciones de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) había realizado era de 673 mil pesos para trasladar el equipamiento necesario y a los especialistas.

Hace diez días, al que se le solicitó también la colaboración para el desplazamiento del equipamiento fue al Gobierno de Chubut.

Incluso las familias de los desaparecidos proponían hacer frente ellos de una parte de los costos, pero tanto desde la esfera estatal como privada no hubo avances.

Finalmente el viernes a las 11, un hermano de Urriategui que nunca bajó los brazos en la búsqueda en el lago encontró un cuerpo sobre la costa. El cadáver tenía partes de un traje de neoprene y por la contextura física creen que se trata del cuerpo de Cañete.

PROTOCOLO AGOTADO

Según las fuentes fiscales, el Ministerio Público agotó las instancias del protocolo de investigación de personas desaparecidas aplicado en los días posteriores a la desaparición, en el que participaron fuerzas del Ejército Argentino, Gendarmería Nacional y Prefectura Naval, Defensa Civil, Bomberos y Policía. Y al no haber una presunción de un delito presente en la desaparición la búsqueda de los desaparecidos, la búsqueda de ahí en más corría por parte de la familia. Es que la Fiscalía sólo puede de ahí en más ayudar a dar cursos a pedidos formales, se indicó.

Hay que recordar que a tres meses de la desaparición, arribó un equipo robótico con personal especializado en búsqueda y rescate de personas pertenecientes a la Prefectura Naval de Buenos Aires, pero luego de tres días de intenso trabajo con el aparato en las profundidades del lago, la máquina se descompuso ante la baja temperatura del agua y las algas que atentaban contra su desplazamiento subacuático.

Luego la búsqueda continuó desarrollándose sólo por parte de los familiares de ambos hombres, quienes tras el hallazgo del viernes solicitan que se reanude la búsqueda oficial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico