Los granaderos recorren escuelas y jardines de la ciudad