Los jueces definen mañana si "Chito" Alarcón es culpable o no

Los fiscales Alex Williams y Omar Rodríguez consideraron que en debate oral y público quedó probado que Oscar Alarcón se enriqueció considerablemente y de manera "desmedida aprovechando su paso por la administración pública" y que "su incremento patrimonial fue desmedido e injustificable". Fue en la audiencia de alegatos que se realizó en la mañana de este martes en la Oficina Judicial de Rawson.

Para los fiscales quedó comprobado que Oscar “Chito” Alarcón se enriqueció ilícitamente y que las seis propiedades adquiridas son suyas, dijo el fiscal general Alex Williams en alusión a los cuatro terrenos en Playa Unión, el edificio a estrenar en la calle Gregorio Mayo y la casa en cercanía del Río Chubut.

Para el fiscal, varios testigos corroboraron estos hechos y Alarcón incrementó considerablemente su patrimonio mientras se hallaba en la función pública, donde fue director de Ceremonial en los tres gobiernos de Mario Das Neves: 2003-11 y 2015-17.

Pero la Fiscalía va más allá y le apunta a Alarcón desde el momento en que era empleado en la Municipalidad de Trevelin.

“Esto no puede ser controvertido si tenemos en cuenta los bienes que poseía antes de ser empleado público con los bienes que poseía al momento de dejar el cargo en el Estado provincial”, dijo el fiscal para destacar que “sus ingresos fueron desmedidos e injustificables”.

Destacó que los argumentos esgrimidos por Alarcón en el juicio son “inverosímiles y difíciles de creer”, en alusión a lo que consideraron un precio “irrisorio” la compra del edificio de la calle Gregorio Mayo por el que pagó “solo el 5% de su valor real”.

LOPEZ Y ALSOGARAY

Williams además justificó su argumentación citando los casos de la condena que recibieron por el mismo delito José López y María Julia Alsogaray en sendos fallos de la Justicia Federal. Se trata de casos resonantes a nivel nacional de delitos de “enriquecimiento ilícito”, juzgados por la Justicia Federal.

También se refirió a argumentos en el dictamen de procesamiento de César Milani, exjefe del Ejército Argentino, en donde constan declaraciones juradas falsificadas. “Es un caso similar a esta causa”, dijo el fiscal del caso Alarcón.

Respecto del testimonio de Carmela Mirenda, sostuvo que fue “mentiroso y parcial”. Se trata de la actual pareja de Alarcón que dijo que las propiedades fueron adquiridas por ella con los ahorros de su actividad comercial, una librería.

“Mintió descaradamente”, dijo Williams respecto de la declaración de la mujer.

“No cabe dudas que el doctor (Fabián) Gabalachis es uno de los mejores abogados de la zona, pero no es mago”, dijo Rodríguez para calificar la estrategia del abogado defensor de Alarcón.

También se refirió a la relación e intereses comunes de las testigos Bárbara Tocho y Carmela Mirenda. Para ello se refirió a “un millonario” complejo turístico en El Hoyo que posee la familia del actual esposo de Bárbara Tocho, que fue construido en 2016, “luego de las ventas de los lotes en Playa Unión y el edificio de la calle Gregorio Mayo”.

Según el fiscal “los plazos fijos de Carmela Mirenda fueron las principales coartadas de la defensa de Alarcón” y la testigo “mintió en la presentación de su declaración jurada”. Los fiscales concluyeron en pedir la culpabilidad de Alarcón en el delito de enriquecimiento ilícito que se investiga.

SIN OSTENTACION

Para el defensor Gabalachis el delito de enriquecimiento ilícito es inconstitucional y afecta los derechos de su cliente. Lo fundamentó en la declaración de Alarcón durante el proceso para argumentar a su favor.

Gabalachis se apoyó en una denuncia similar en contra de Alarcón en el año 2016 que fue desestimada por la fiscal interviniente, Griselda Encina, en funciones en ese momento en la Fiscalía de Rawson. También en que las ventas de las propiedades fueron convalidadas por un escribano público que “pone punto final a cualquier sospecha”.

Respecto de las pruebas aportadas por los testigos, Gabalachis justificó los movimientos económicos de Mirenda y Alarcón que explican los precios pagados por los terrenos y el edificio de la calle Gregorio Mayo. “Es una pareja que no tenía una vida ostentosa, sin vehículos de alta gama o viajes al exterior”, expresó el defensor.

Agregó que “Alarcón prestó su nombre y esta cuestión la deberá dirimirla la Justicia Civil donde existe una demanda porque ya la Justicia Penal la desestimó”.

Concretamente se estaba refiriendo a una demanda en juzgado civil que los hermanos de Bárbara Tocho le realizaron a ésta por las ventas de los terrenos y el edificio a Alarcón.

Gabalachis agregó que el pedido de decomiso de los bienes que piden los fiscales “traerá aparejado otro problema”, si la Justicia Civil le da la razón a Alarcón.

Concluyó en pedir la absolución de Alarcón “por las argumentos constitucionales, procesales y probatorios señaladas”.

Al momento de las réplicas, el fiscal Williams dijo que lo que se juzga “es el incremento patrimonial de Alarcón” y que las pruebas que se escucharon en el debate demuestran que “el precio inverosímil abonado no es el que se pagó” y que “eso quedó demostrado en el crecimiento económico de Barbara Tocho. Pero acá estamos juzgando el enriquecimiento del imputado Alarcón”.

Mañana a las 12 el tribunal dará a conocer la resolución respecto de la culpabilidad o la inocencia de Alarcón.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico