Los Moyano apuntan al Gobierno por el pedido de detención de Pablo

El secretario adjunto de Camioneros, Pablo Moyano tildó de "payaso" y de ser un instrumento de Patricia Bullrich y Elisa Carrió al fiscal Sebastián Scalera, quien solicitó su detención. Esta todavía debe ser definida por el juez de Avellaneda, Luis Carzoglio. Mientras, el líder camionero Hugo Moyano afirmó que el pedido de detener a su hijo en una causa vinculada con el club Independiente, fue impulsado "para tratar de tapar este retroactivo que piden del pago del gas".

El sindicalista camionero Hugo Moyano calificó ayer de “disparate total” el pedido de detención de su hijo Pablo, mientras que este, desde Singapur, señaló al Gobierno como impulsor de “una persecución política, mediática y judicial” y aseguró que regresará al país entre el miércoles y el jueves.

En tanto, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio advirtió, ante las quejas de los Moyano por el pedido de detención: “todavía hay quienes no entienden que ahora somos todos iguales ante la ley”.

El fiscal general adjunto de Lomas de Zamora, Sebastián Scalera, solicitó el viernes la detención de Pablo Moyano, secretario adjunto de Camioneros, en una causa por supuesta asociación ilícita en el club de Independiente, donde el sindicalista se desempeña como vicepresidente y su padre lo preside.

El pedido de fiscal deberá ser definido por el juez de Avellaneda, Luis Carzoglio, algo que podría ocurrir entre el martes y miércoles, confiaron a Télam fuentes judiciales.

Hugo Moyano sostuvo que el pedido del fiscal fue impulsado “para tratar de tapar este retroactivo que piden del pago del gas”.

“Es un disparate total, yo no pude todavía hablar con él porque está en un viaje programado hace tres meses, y lo aclaro porque ahora van a decir que se quiso fugar”, afirmó por radio Mitre al explicar que su hijo Pablo estaba en Singapur para participar del congreso de la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (IFT).

Sostuvo que la cuenta por la que se lo investiga “la abrió (Javier) Cantero, cuando era presidente de Independiente”, y agregó: “la abrió cuando tenía de asesora a la señora esa que se hace la barrabrava en los canales de televisión (por Florencia Arietto) y que se hace la valiente porque el esposo trabaja con (la ministra de Seguridad, Patricia) Bullrich en el Mossad”.

Confirmó que la cuenta en el banco Credicoop la sigue utilizando y señaló que “intentan detener” a su hijo con la “excusa” de una conversación telefónica que tuvo Pablo con “un delegado de una empresa que hace más de 15 años que trabaja y tiene contactos con el gremio”.

El ministro Frigerio, consultado sobre el tema, afirmó: “todavía hay quienes no entienden que ahora somos todos iguales ante la ley, que la Justicia es independiente”.

Y, aclaró que en la actualidad “no hay un Poder Ejecutivo como el pasado que le daba órdenes a la Justicia según su conveniencia”.

“Estamos viviendo en una verdadera República, eso hay que entenderlo”, insistió Frigerio.

El fiscal Scalera avanzó en la acusación contra Pablo Moyano a partir de escuchas telefónicas y testimonios de detenidos. Uno de ellos es Pablo “Bebote” Álvarez, exjefe de la barrabrava. Según la acusación del fiscal, Moyano y un grupo que también incluiría a su padre Hugo y a Héctor Maldonado, secretario general de Independiente y protesorero de Camioneros, integra una organización que desde 2014 hasta 2017 defraudaron a la institución deportiva de Avellaneda.

“PERSECUCION POLITICA”

Desde Singapur, Pablo Moyano, dijo que es víctima de “una persecución política, mediática y judicial por parte del Gobierno”.

“Nos acusan en Independiente de que yo y Hugo recaudábamos la plata de los choripanes que se vendían en cada partido, de la venta de entradas, de cuánta plata se vendía por la venta de entradas”, añadió en diálogo con radio Uno.

Y, consideró: “no tiene sentido el pedido de este señor Scalera, que es un payaso, es un instrumento de Patricia Bullrich, de (Elisa) Carrió (Coalición Cívica), que constantemente están presionando al juez (Luis) Carzoglio, al juez (Luis) Armella para que hagan eso”.

“Si tengo que ir en cana iré en cana. Yo ya lo dije hace siete meses atrás: sería un orgullo ir en cana con un gobierno gorila porque no firmé la reforma laboral, porque no firmé el 15 por ciento para los camioneros, no firmé el cambio de convenio a la baja para los camioneros; porque no le dimos bola a los mil millones de pesos que (Jorge) Triaca (secretario de Trabajo) nos puso de multa”, afirmó el dirigente gremial.

Asimismo, aseguró que estará de regreso en el país entre el miércoles y jueves.

“No creo que hagan el show de querer detenerme en Ezeiza como están acostumbrados con los bolsos, con los chalecos, con todo lo que están acostumbrados”, acotó.

A pocas horas de conocerse el pedido del fiscal Scalera, la Multisectorial Nacional 21F, que reúne sindicatos y movimientos sociales del Frente Sindical que encabeza el moyanismo, declaró el estado de “alerta y movilización”.

En un comunicado denunció “el intento de meter preso” a Pablo Moyano, “que es la bandera de lucha contra este sistema nefasto de gobierno. Basta de persecución. Saldremos a ganar las calles en todo el país”.

Además, el Sindicato de Camioneros difundió en su página de internet una declaración emitida desde Singapur, en el marco del congreso de la IFT en el que señaló que están “gravemente preocupados” por un supuesto pedido del Gobierno argentino, que “estaría emitiendo una orden de captura en contra de Pablo Moyano, por el hecho de que se niega a aceptar la reducción de los salarios de los trabajadores”.

Varios dirigentes sindicales y políticos expresaron por medio de las redes sociales su solidaridad con los Moyano, entre otros Sergio Omar Palazzo (bancarios), Néstor Segovia, (metrodelegados), el exministro kirchnerista Aníbal Fernández, Luis D’Elia y Andrés “Cuervo” Larroque.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico