Los nuevos Cazafantasmas

Desde este jueves 18 de noviembre, estrenándose en simultáneo en todo el país, en el Cine Coliseo se exhibe del director Jason Reitman y el productor Ivan Reitman, un nuevo capítulo del universo original de "Cazafantasmas". 

Una madre soltera y sus dos hijos se mudan a un pequeño pueblo. Ahí descubrirán su conexión con los orígenes de los Cazafantasmas y el legado secreto que su abuelo les ha dejado. Estos dos hermanos encontrarán el mítico coche Ecto-1, así como otras reminiscencias al pasado de su abuelo, quien les llevará a enfrentarse a los fantasmas y a saber más del que fuera el primer equipo y cumplir con una nueva misión. El film cuenta con las participaciones de Bill Murray, Dan Aykroyd, Sigourney Weaver y Ernie Hudson, protagonistas de las dos entregas originales.

Jason Reitman tenía sólo 6 años cuando su padre, el director Ivan Reitman, le llevó al rodaje de “Los Cazafantasmas”, allá por el año 1984. “Recuerdo estar en la cubierta del edificio donde estaba el piso de Dana”, relata Jason. “Antes de saber lo que era un perro del terror o un equipo de protones, me encontraba observando cómo embadurnaban de crema de afeitar a un actor de doblaje cuando explota el hombre de malvavisco Stay Puft. Volví a casa con un trozo del hombre de malvavisco que conservé en una estantería durante todos mis años escolares”.

El niño creció, entró en el negocio familiar y se convirtió en un cineasta aclamado que fue nominado al Oscar por su dirección en “Juno” y “Up in the Air”. Centrado en comedia de relaciones personales, especialmente familias, Jason Reitman ha creado una filmografía con una sensibilidad distinta de las comedias que hicieron a Iván Reitman famoso. Por lo que, al cabo de los años, cuando le preguntaban a Jason si alguna vez haría una película de los Cazafantasmas respondía irónicamente: “No me engancharán con eso”. Y ahora dice: “Creo que mi padre nunca se esperaba que yo apareciese con una nueva historia sobre los Cazafantasmas. Cada uno ha tomado su propio camino en el cine, y yo me veía a mí mismo como un cineasta independiente”.

Es una historia de los Cazafantasmas de los Reitman, en el que se da y se recibe el testigo. El joven Reitman dirige y su padre produce, creando una película que honra su legado al mismo tiempo que se sostiene por sí misma y apunta hacia el futuro. Jason consigue cerrar el círculo en la trama de la película, mezclando una historia familiar con el tema central de la saga. “Quería crear una película que fuese tanto para mi padre como para mi hija” confiesa. “Quería contar una historia generacional sobre una madre soltera con dos hijos que todavía no saben quiénes son y que acaban descubriendo que son bastante especiales”.

Cuando Jason le comentó la idea a su padre, él le contestó que era un híbrido perfecto entre sus dos sensibilidades. “Jason tiene una clara pasión por el cine y toda su iconografía, y eso se refleja en cada palabra de su guion”, dice Iván. “La primera vez que leí el guion acabé llorando. Captura perfectamente el espíritu y alegría de la primera película. Sabía perfectamente dónde quería ir con ella. Es muy buena idea entremezclar una historia familiar junto con una película de la envergadura de “Los Cazafantasmas””.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico