Los que están con Lavagna tienen sus diferencias

La alianza estratégica entre la Renovación y el alfonsinismo para impulsar el acuerdo electoral con Roberto Lavagna se vio sacudida en los últimos días por una creciente pulseada entre ambos sectores, que se disputan espacios y protagonismo.

Buenos Aires (Télam)
La corriente de la Renovación partidaria -representada por el titular de la UCR, Gerardo Morales- prepara algunas demostraciones de fuerza para los primeros días de marzo con las que buscarán contrarrestar los últimos movimientos del alfonsinismo.
Si bien fueron tibias las voces de disgusto que se hicieron públicas desde la conducción partidaria, lo cierto es que -según pudo saber Télam- por lo bajo bulle el malestar a raíz de los últimas declaraciones del ex presidente Raúl Alfonsín y del diputado Federico Storani.
Alfonsín anunció diez días atrás que no insistiría más con la candidatura presidencial de Roberto Lavagna porque se perdieron «meses preciosos» y porque, a su entender, hoy por hoy «más del 30 por ciento de los radicales desean candidatos propios», proporción que «a estas alturas» considera «demasiado elevadas».
Luego de estas declaraciones, apareció en escena Federico Storani, quien en diversas oportunidades buscó posicionarse como posible candidato a vice de Lavagna, para lo cual dijo contar con el aval de «la mayoría (radical) de la provincia de Buenos Aires y también del interior del país».
En ambos casos salió a responder el titular de la Convención Nacional del partido, Adolfo Stubrin, quien pronosticó efectos de «baja intensidad» por las declaraciones de Alfonsín y rechazó la postulación de Storani por entender que no expresa «la renovación» partidaria. Mientras tanto, por lo bajo, la conducción partidaria comenzó a preparar el contraataque.

LO QUE VIENE
El 1 de marzo confluirá en Buenos Aires una reunión del plenario de delegados y del Comité Federal del partido -conformado por Morales y los presidentes de las UCR provinciales- y al día siguiente habrá un encuentro del sector de la Renovación.
Esa última reunión, en particular, buscará ser una demostración de fuerza del sector encabezado por Morales hacia el alfonsinismo, en el marco de una cada vez más aguda pulseada que desde ambos sectores prometen no hacer llegar a un fulminante cortocircuito.
Según pudo recoger Télam de distintas fuentes, si bien el sector de la Renovación predomina numéricamente en el partido, al que de hecho conduce, lo cierto es que el alfonsinismo pugna en estos días por no perder protagonismo en el armado del frente con Lavagna por el hecho de considerarse padres del acuerdo.
En tanto, desde la Renovación ven en los movimientos del alfonsinismo un intento por disputar espacios y candidaturas, y, a la vez, el fantasma de que la exposición pública de dirigentes más históricos del partido eche por tierra el intento por exhibir caras nuevas en la reconstrucción del radicalismo.
De hecho, para llegar más fortalecidos y mejor posicionados, el sector que conduce el partido piensa posponer hasta después de los encuentros del 1 y 2 de marzo la gira por el interior del país que Gerardo Morales tenía programada hacer la tercera semana de febrero, junto a Roberto Lavagna.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico