Los que violaron "en manada" podrían recibir hasta 25 años

Los jóvenes que serán imputados por el abuso en "manada" contra una chica que en el momento de la violación era menor de edad podrían recibir penas de entre 8 a 25 años de prisión efectiva de acuerdo a la calificación que le dio el fiscal Fernando Rivarola.

Mientras se van conociendo detalles de lo ocurrido en la madrugada del 22 de setiembre de 2012 en una casa del balneario Playa Unión en Rawson, entidades feministas y ONG preparan una movilización para este viernes en la Oficina Judicial de Rawson donde se realizará la audiencia de apertura de la investigación y a la que deberán concurrir los cinco imputados.

En la misma y en el marco de las medidas de coerción, el juez podría dictar la prisión preventiva para todos o algunos de los jóvenes si considera que los mismos podrían fugarse o entorpecer la investigación de acuerdo a los cargos que se les imputarán.

El fiscal Rivarola imputó a los cincos jóvenes, todos pertenecientes a familias muy conocidas e influyentes en la provincia en los ámbitos políticos, empresarial, social y deportivo y tres de ellos mayores de edad en el momento de los hechos, como autores del delito de acceso carnal gravemente ultrajante por participación de dos o más personas de acuerdo al artículo 119, incisos 2,3, y 4 del Código Penal.

El hecho ocurrió en el balneario Playa Unión, en el quincho de una casa de la denominada “primera fila” (ubicada frente al mar) cuando una joven junto a otras 6 amigas había llegado desde Puerto Madryn para participar de una fiesta privada para recibir la primavera.

Una de ellas, por entonces de 16 años y presuntamente bajo los efectos de una intoxicación alcohólica o alguna substancia que le provocó una situación de inconsciencia, fue abusada por al menos dos de los jóvenes mientras otros alumbraban la denigrante acción con la luz de sus celulares y uno se encargaba de que nadie ingresara al lugar protegiendo la puerta de entrada, según pudo reconstruir Clarín tras consultar fuentes cercanas al caso.

“LAS MAGDALENAS”

La violación “en manada” se conoció en enero pasado, cuando la víctima una vez que pudo superar las tremendas consecuencias psíquicas que le produjo el hecho contó a través de las redes sociales lo que le había ocurrido, apoyada por el grupo de mujeres de Madryn llamado “Las Magdalenas”, a través del título “La manada de Chubut”.

En el mismo, además de los detalles sobre lo que tuvo que enfrentar, la chica reveló los nombres de quienes cometieron el abuso. Fue tal su sufrimiento que junto a su familia decidieron dejar la ciudad de Puerto Madryn donde residían para vivir en otro lugar.

Según cuenta en el escrito, tanto la chica como su entorno recibieron después del suceso amenazas y presiones de todo tipo para que no lo contara, dado el status social y familiar de los agresores.

Dos de los imputados son nietos de reconocidos políticos de la zona ya fallecidos: un exgobernador y un exsenador nacional, ambos con una carrera política intachable y reconocidos permanentemente por su honestidad y hombría de bien.

Lo mismo puede decirse de quien está ligado al mundo empresarial. Su abuelo fue un reconocido empresario de la zona del Valle Inferior del Río Chubut, muy querido incluso por los quienes trabajaban en sus empresas.

Si bien detalles del hecho son guardados bajo siete llaves, hay versiones que dan cuenta del calvario que durante horas vivió la víctima producto del ataque sexual de los jóvenes que en su momento tenían entre 17 y 22 años. En detalle, solo dos eran menores (17 años) en tanto participaron dos de 22 y uno de 21.

RELATO DE UN ABUSO

La joven habría sido sometida por al menos dos, en tanto pudo ser rescatada por una de sus amigas que se percató de la situación y la sacó del lugar prácticamente tomándola de los pelos.

Después habría sido llevada a una casa en Rawson (distante 5 kilómetros de la playa) donde durmió hasta el día siguiente. Vale señalar que cuando fue sacada del lugar no podía mantenerse en pie y estaba prácticamente desvanecida.

En ese momento el anfitrión de la fiesta les pidió a todos que se fueran y reunió a las amigas de la víctima: les dijo que la asistan, que se vayan y que no contaran nada de lo ocurrido.

Antes, las amigas tuvieron que volver a la habitación donde se desarrollaron los hechos y en la oscuridad buscar las prendas de la víctima porque estaba totalmente desnuda.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico