Los usuarios del interior pagarán casi un 40% más por la electricidad con el nuevo tarifazo

En Buenos Aires el impacto será mayor y puede llegar al 70% en determinados segmentos de usuarios. En el caso del gas el impacto de la suba es del 45%. Un tramo del alza se aplicará a partir de diciembre y otro desde febrero.

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, afirmó ayer que la readecuación tarifaria que comienza a regir este mes en los servicios de electricidad y gas tiene por objetivo normalizar los valores, y dijo que se aspira a que “la producción de gas en Argentina pueda ser sustentable e ir reduciendo dependencia de la importación”.

Los incrementos serán en promedio de 34% para la energía eléctrica –con picos cercanos al 40% en algunas zonas del interior del país y de hasta un 70% en Buenos Aires-, así como de un 45% para el gas, según se detalló ayer en la mañana durante una conferencia de prensa en el Microcine del Palacio de Hacienda, en Capital Federal para dar a conocer los incrementos en los servicios públicos.

El ministro Aranguren indicó: “en el ámbito de Capital y Gran Buenos Aires entre el 6 y 7% del ingreso de los hogares está destinado a pagar el servicio de gas y electricidad”.

Asimismo, señaló que 4,2 millones de usuarios acceden a la tarifa social y que esto se mantiene para “proteger a aquellas familias que son vulnerables, que no pueden pagar el precio pleno”.

Señaló que este segmento pagará un máximo de $55 por mes para un consumo de hasta 150 kw (kilovatios) hora por mes, y un máximo de $205 para un consumo de hasta 300 kw.

Por otra parte, anunció que se redujo de 30% a 20% el requisito de ahorro respecto del consumo de 2015 para tener un descuento de 10%, “con el objeto de lograr mayor racionalidad en el consumo”.

También aseguró Aranguren que “hay una continua reducción de los niveles de corte”, y que “en el verano pasado comparado al anterior los cortes de media tensión se redujeron 45% y los de baja tensión 9%”, porque “hay mejor mantenimiento de la red eléctrica” y hubo inversiones por “$45.000 millones”.

Acerca de la garrafa social, indicó que se elevó el precio máximo de referencia de la garrafa de 10 kilos de $135 a $185, y que se está buscando “un sistema de inspección junto a la Secretaría de Comercio” para que se respete ese precio en el mercado.

“Somos importadores del 25% del gas que estamos consumiendo. Eso en un país que es abundante en recursos hidrocarburíferos es un sacrilegio, tenemos que recuperar la inversión que nos lleve a tener precios cada vez más bajos en la energía. Si no salimos de este esquema vamos a tener que seguir soportando precios de importación”, expresó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico