Los "vikingos" que hicieron historia contra Argentina y se hundieron en denuncias

Entre 2015 y 2018 el fútbol puso en el mapa a Islandia como nunca ninguna otra actividad lo había hecho con un país inhóspito. En pocos años pasaron de la gloria al olvido con numerosos casos de abuso sexual.

La edad de oro del fútbol islandés tiene un abrupto final. Islandia jugó trece partidos en 2021 y apenas ganó tres, uno a Islas Feroe y dos a Liechtenstein. Este martes se cruza con España en La Coruña inmersa en una crisis que excede a lo futbolístico y afecta a tres de sus emblemas.

El futbolista más talentoso del equipo, el capitán y el máximo goleador histórico de la selección están siendo investigados por agresión sexual. Tres episodios diferentes y una misma inquietante sensación en un país donde ya nadie aplaude a un equipo marcado.

La sucesión de acontecimientos es pavorosa. En mayo del año último una mujer escribió de madrugada un mensaje en Instagram, insomne por el recuerdo de una violación sufrida once años atrás por dos hombres, “uno de ellos conocido a nivel nacional”.

El hilo empezó a descoserse y tres meses después un artículo publicado en un diario de Reikiavik apuntaba a que en el episodio estaba involucrado un futbolista de la selección y que la federación estaba al tanto de la situación.

Pero Gudni Bergsson, el presidente y exjugador de Tottenham, dijo que no tenía noticias sobre el asunto. Al día siguiente la televisión nacional emitió una entrevista con otra mujer que explicó que había sido acosada y agredida por un segundo integrante de la selección.

Los nombres de los jugadores se conocieron poco después. Bergsson sabía que Aron Gunnarsson, el capitán que lideraba el grito de guerra en la Eurocopa y el Mundial, era el futbolista sobre el que pesaba la acusación de violación.

Y la segunda agresión sexual apuntó al delantero Kolbeinn Sigthorsson, que había llegado a un acuerdo económico para silenciar lo ocurrido a cambio de donar unos 20.000 euros a una ONG que trabaja con personas que sufrieron violencia sexual. El pacto se rompió cuando Bergsson mintió en público respecto al conocimiento que tenían los dirigentes de ambos asuntos.

Bergsson negoció un cese temporal en su trabajo al frente de la federación, pero la junta directiva le mostró la puerta de salida. Se fueron todos, quince dirigentes y el presidente. Hoy al mando del fútbol islandés está una mujer, Vanda Sigurgeirsdottir, la primera en situarse al frente de una asociación nacional.

Gunnarsson, que juega en la liga qatarí, clama por su inocencia, pero la policía tiene en curso una investigación. Mientras tanto, el jugador dejó de ser convocado para la selección, con lo que paró la cuenta en 97 partidos internacionales.

Sigthorsson reconoció su comportamiento incorrecto, pero no admite haber ejercido violencia sexual o física. En diciembre venció su contrato con Goteborg y ahora está sin equipo. Tampoco volvieron a convocar al grupo a Johann Berg Gudmunsson, el volante central de Burnley, entre críticas a la nueva dirección federativa.

Todo transita en paralelo a un suceso todavía más oscuro que mantiene bajo la lupa Gylfi Sigurdsson, el mayor talento futbolístico del país, un volante por el que Everton pagó 50 millones de euros al Swansea hace cinco años.

En julio último fue arrestado por la policía de Manchester bajo la sospecha de haber cometido delitos sexuales con menores. La investigación está en curso y el futbolista, del que poco se sabe, está en libertad bajo fianza y fue separado de su equipo, con el que finaliza su contrato en junio próximo. Su futuro, como el del fútbol islandés, es incierto.

El año 2022 no empezó mejor que el pasado, con una goleada ante Corea del Sur y sendos empates frente a Uganda y Finlandia. A la cita de Riazor llegan con apenas dos futbolistas (Bjarnasson y Bodvarsson) de equipo titular que sorprendió al mundo en aquella Eurocopa y una profunda remodelación en la que emerge la tercera generación de Gudjohnsen. El hijo mayor del exjugador del Barcelona juega en el Elfsborg, el menor en el Real Madrid Castilla. Ambos pueden tener minutos contra España.

Fuente: La Nación

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico