Lüthers reveló la trama en la causa por las obras de Servicios Públicos
El exsecretario de la Privada de la Gobernación tenía documentación sobre obras de Servicios Públicos. Brindó el miércoles una amplia declaración. Precisó cómo habría sido el mecanismo para cobrar retornos. El esquema sería muy similar al de la causa "Revelación" y se terminó cuando asumió Mariano Arcioni.

Dos horas y media estuvo el miércoles el exsecretario de la Privada de la Gobernación, Diego Lüthers, prestando declaración en la causa por presuntos sobreprecios en obras del Ministerio de Infraestructura y el área de Servicios Públicos de la Provincia. Según publicó El Chubut, lo hizo en calidad de testigo ante los fiscales Daniel Báez y Jorge Bugueño en Puerto Madryn, hasta donde fue trasladado con autorización del juez Sergio Piñeda, y contando con la asistencia de su abogado defensor, Lisandro Benítez.

“Fue una declaración abundante y precisa”, dijo una fuente judicial que tuvo de primera mano detalles de lo declarado por la exmano derecha de Diego Correa, quien era titular de la Unidad Gobernador.

Lüthers no tenía vinculación con la causa por presuntos sobreprecios en Infraestructura y Servicios Públicos, pero cuando fue allanado el domicilio de sus padres en Trelew se secuestró documentación, concretamente órdenes de pago, correspondientes a esas áreas del Estado Provincial. Según precisó otra fuente consultada, las órdenes eran por obras de energía.

Fue por esta circunstancia que los fiscales Báez y Bugueño solicitaron tomarle declaración como testigo, a lo que accedió el abogado defensor.

Intentaban determinar qué hacía Lüthers con documentación que nada tenía que ver con su función en Casa de Gobierno. Y se terminaron encontrando con “la declaración más contundente de la causa hasta el momento”. Lüthers fue detenido el 7 de marzo último, en el marco de la causa denominada “El Embrujo”. Esa mañana también fueron detenidos Correa, Natalia Mc Leod (pareja de este últimos; y los empresarios de la construcción Juan Carlos Ramón y Sandro Figueroa. Dos días después sería arrestada Daniela María Inés Souza, quien figuraría como titular de las empresas fantasma que le permitían a Correa pagarse a sí mismo obras públicas con sobreprecios.

RETORNOS

Lüthers habría puesto en conocimiento de los fiscales los detalles del mecanismo para que algunos funcionarios se hicieran con los retornos de obras también en Servicios Públicos. Habló de “la manera de recaudar la coima y la participación de personas que no han sido aún imputadas”, incluyendo a un exministro provincial, afirmó una fuente judicial.

Incluso el mecanismo relatado por el exfuncionario no difiere del que también se investiga en la causa “Revelación” y la llamada “caja negra de la política”.

Se desprende de la declaración del testigo que Correa primero reunía a un grupo minúsculo de empresarios, informaba de cuánto debían dejar de retorno y esos responsables de empresas debían repartir a su vez la información al resto de las constructoras participantes. Además, Lüthers ratificó que Correa se habría hecho cargo de un sistema que antes conducía quien era ministro Coordinador, Víctor Cisterna, detenido dos meses más tarde. En principio, la causa por presuntos sobreprecios en Servicios Públicos apuntaba a cuatro obras puntuales, pero los datos aportados esta semana por Lüthers alertan sobre varios trabajos más bajo sospecha.

Los fiscales se encontraron con una declaración inesperada por las precisiones brindadas por el exfuncionario ante la cantidad de obras, cómo era el mecanismo y la operatoria. A tal punto, que confirmó que “los empresarios sabían de este mecanismo en cada obra que encaraban. Incluso las proyectaban ya con sobreprecios; incluían la coima en el monto de la obra para no perder”, reveló la misma fuente que accedió a la declaración testimonial.

Como dato no menos significativo, Lüthers contó que apenas asumió Mariano Arcioni la gobernación y sin conocer detalles de cómo se manejaban algunos asuntos, realizó una reunión con funcionarios y dijo que “de ninguna manera” iba a permitir sobresueldos, coimas, ni plata en negro. Incluso que uno de los objetivos que tenía era bajar los valores de la obra pública en la provincia.